Toneladas de basura amenazan la fauna ictícola del río Paraguay

Basura en cantidades industriales domina la zona costera del río, generando dificultades al tránsito y poniendo en peligro la fauna acuática, con toda la secuela que esta situación puede acarrear al medio ambiente y la calidad de vida de los ribereños.

Las copiosas lluvias registradas de forma recurrente generan cúmulo de problemas.

A la gran cantidad de damnificados se suma el imprevisto de la acumulación de desechos de todo tipo en el cauce del río Paraguay, arrastrados por los raudales y arroyos.

Miles de bolsitas de plástico con basura domiciliaria maloliente, ramas y hojas de árboles, envases vacíos de lubricantes y botellas de plástico constituyen parte del combo de desperdicios anclado en la costa del río.

Otro cúmulo de desechos se desplaza cada tanto por el cauce hídrico, generando peligro de contaminación a la abundante y variada fauna acuática constituida por surubíes, bagres y piraña, entre tantas otras especies apreciadas por pescadores que viven de la venta de estos alimentos.

Ambientalistas enterados de la situación comprometieron la intervención de la Secretaría del Ambiente (SEAM), institución de referencia en el cuidado ambiental, para realizar un exhaustivo análisis de la situación y determinar medidas paliativas.

Los medios de comunicación también fueron señalados como herramientas importantes para instalar conciencia en la población a fin de evitar que las basuras sean arrojadas en la calle o, peor aun, en los raudales, por las consecuencias negativas que ese tipo de actitud puede generar en la calidad de vida de la gente, especialmente de las familias residentes en zonas ribereñas.

A este problema se suma el peligro de contaminación severa del río por el lixiviado procedente del vertedero municipal del barrio Cateura.

Pescadores deportivos comentaron a La Mira este sábado que en la costa de Itapytapunta observaron pescados muertos en el río.

Aclararon que muchas veces se trata de ejemplares con poca demanda, como el pira jagua, que algunos pescadores profesionales prefieren tirarlo para concentrarse en especies con mayor demanda y precio.

Otros, sin embargo, señalaron que podría tratarse de peces muertos por envenenamiento, como producto de la contaminación del agua o el consumo de alimentos en mal estado contenidos en las miles de bolsitas de plástico esparcidas por la extensa zona del río, aguas abajo de Asunción.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.