Tensa expectativa por fallo que decidiría la extradición de Neneco

Vilmar Acosta en su época de poderoso «empresario de frontera» e intendente municipal de Ypehú, donde alternaba sus funciones ejecutivas con el tráfico de droga, según la acusación fiscal contra el principal acusado del asesinato del periodista.

A finales de la próxima semana, el Supremo Tribunal del Brasil adoptaría un fallo definitivo e inapelable sobre el pedido de extradición del ciudadano Vilmar Acosta, quien es requerido por la justicia de nuestro país para ser enjuiciado como sospechoso de la ejecución a tiros del corresponsal del diario ABC Color en Curuguaty, Pablo Medina.

La lentitud del proceso en el más alto tribunal brasileño ha motivado un compás de temor acerca de la posibilidad de que el presunto asesino del periodista sea favorecido por la justicia del vecino país, donde no registra antecedentes judiciales.

Expertos en derecho, sin embargo, confían en que en este caso se hará justicia y “Neneco” sería finalmente extraditado, teniendo en cuenta los graves cargos con evidencias documentadas presentadas por la querella, en este caso el gobierno paraguayo, a través del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Un dato no menor expresado por abogados de ambos países abordados por la prensa es que Brasil pudo haber honrado los antecedentes con Paraguay en materia de extradición y entregar al demandado sin mayores tramitaciones, más aun teniendo en cuenta las pruebas y evidencias entregadas al Supremo Tribunal y divulgadas profusamente por medios periodísticos.

El crimen se registró el 16 de octubre de 2014 en un camino vecinal del distrito de Villa Ygatimi, departamento de Canindeyú, cuando Medina retornaba de una cobertura periodística junto con dos asistentes, una de las cuales falleció en el acto y la restante salvó milagrosamente su vida y confesó después que Vilmar Acosta fue el hombre que mató al periodista.

“Neneco” se mantuvo oculto varios meses en la zona, posiblemente bajo la protección de la mafia fronteriza, hasta que finalmente fue encontrado pero huyó al Brasil, donde buscó impunidad alegando tener nacionalidad brasileña, lo cual fue desmentido por el país vecino.

Rumores acerca de la suerte de Acosta señalan que su eventual procesamiento por la justicia paraguaya sería muy incidentada, desde el momento que “Neneco” formaría parte de una rosca mafiosa en la cual estarían involucradas altas autoridades nacionales, incluidos parlamentarios, conocidos como “narcopolíticos”.

El mismo acusado había señalado que a muchas personas no les conviene que el mismo sea extraditado porque maneja informaciones de peso que pueden comprometer al mismo gobierno, mientras otros opinan que se trata de una pieza estratégica que lo convierte en víctima potencial de una “quema de archivo”.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.