Sumario busca reivindicar a ex autoridades del Hospital Nacional

Dr. Gustavo Ortiz, ex director del Hospital Nacional, quien fue blanco de duros ataques a raíz del escándalo con el anestésico vencido que, según las denuncias, se trataría de un caso montado al solo efecto de perjudicar la gestión de las autoridades de entonces.

El sumario ordenado por el ministro de Salud Pública y Bienestar Social, como parte de un proceso de investigación a fondo de hechos que comprometen a funcionarios del Hospital Nacional, busca devolver la confianza y credibilidad en las anteriores autoridades, que han sido víctimas de fuertes críticas, a pesar de la naturaleza sospechosa de las denuncias.

El caso tiene relación con el uso de un anestésico vencido en una paciente de 33 años de edad sometida a intervención quirúrgica, la cual dejó secuelas graves que precipitaron un escándalo de proporciones que llegó a oídos del ministro.

El anterior director del hospital de alta complejidad, Dr. Gustavo Ortiz, fue blanco de ataques inmisericordes de parte de sectores del funcionariado, que lograron meter presión a través de la prensa de los hechos registrados y poner en duda su buena gestión.

En su descargo, el Dr. Ortiz expresó su sospecha de que las imágenes de televisión que supuestamente comprometían a la institución de salud habrían sido montadas, al solo efecto de perjudicar su imagen.

Basado en evidencias e informes señaló que, en realidad, el caso habría sido orquestado entre médicos residentes y personal de Anestesiología, entre otros, interesados en desprenderse de los directivos institucionales con fines y objetivos que son investigados.

Explicó que el hospital cuenta con un flujograma de distribución y expendio de medicamentos, y que los servicios deben remitir un informe periódico que es analizado para que se proceda a la destrucción de los medicamentos vencidos.

Pidió al Ministerio de Salud investigar el caso y, fundamentalmente, identificar a las personas que suministraron el Halotano vencido.

Fuentes del Hospital Nacional consultadas por La Mira afirmaron que el antecedente más cercano, que habría precipitado el escándalo con el Halotano, es la suspensión sin goce de sueldo y amonestaciones disciplinarias para medio centenar de médicos residentes, acusados de faltar el respeto a las autoridades de la institución sanitaria.

A raíz de los hechos, el ministro de Salud Pública emitió la Resolución Nº 365, que ordena la instrucción de sumario administrativo a las funcionarios Ana Corina Cabañas (técnica anestesista), Elena Rojas de Sanabria (Enfermera jefa de Quirófano), Cintia Concepción García (abogada, encargada del depósito de medicamentos e insumos del quirófano), y María Fabiola Rojas (médica residente del tercer año).

Con el esclarecimiento de los hechos saldrían a luz varias irregularidades registradas en un sector radicalizado del Hospital, y las anteriores autoridades podrán deslindar responsabilidades luego de enfrentar ataques virulentos de sectores interesados de la institución de salud.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.