Suerte del policía secuestrado navega a la deriva

Una de las pocas fotografías del policía dada a conocer por su familia, que no encuentra explicaciones para comprender la ineficacia del Gobierno para recuperarlo con vida, sin más pérdida de tiempo.

Este sábado 15 de noviembre se cumplirán dos semanas del limbo en que se encuentra la vida del policía Edelio Morínigo luego de que sus secuestradores pusieran como fecha límite de negociación para su liberación el pasado 1 de noviembre a la medianoche.

Edelio fue privado de su libertad por el ilegal Ejército del Pueblo Paraguayo el 5 de julio de 2014, y a partir de entonces todos los intentos por rescatarlo fueron nulos.

En octubre, los captores dieron una primera señal de alerta al informar que procederán a ejecutar al prisionero si el Gobierno no accede a la demanda de canje por la libertad de 6 miembros del EPP que se encuentran presos en la Agrupación Especializada de la Policía Nacional, entre ellos el considerado líder de la banda, Alcides Oviedo.

Se desconoce oficialmente la lista de los afectados por el reclamo, aunque observadores estiman que se trataría de los cabecillas del grupo insurgente criminal que reivindica ser una organización político-militar.

Sobre Edelio pesa la versión, no confirmada, de que se trata de un investigador al servicio de las Fuerzas de Tarea Conjuntas que maneja datos y referencias estratégicas sobre la dinámica del EPP y la estrategia de insertarse en el tejido social de las empobrecidas comunidades campesinas con un discurso cargado de sofismas.

Según los informes, Edelio maneja identidades y el modus operandi del grupo subversivo, por lo cual es considerado pieza importante en el esquema de lucha de las FTC.

Con ese criterio le habrían secuestrado, y ahora piden un alto precio por su libertad, ante el silencio del Gobierno después de que hiciera pública su decisión de no someterse al chantaje de los secuestradores liberando a los epepistas que cumplen condena en la cárcel de máxima seguridad de Paraguay.

Cada día que pasa, los familiares del policía amanecen con la esperanza de recuperarlo con vida y poner fin a los más de 4 meses d cautiverio, en un caso que conmociona a la ciudadanía y compromete gravemente al propio presidente de la República, Horacio Cartes.

 

 

 

 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.