“Salud de primer mundo” de Cartes ni siquiera tiene ambulancia

La farmacia del puesto de salud de Nueva Colombia aparece raleada, si se tiene en cuenta que debe surtir la demanda potencial de 5.000 pobladores. Salud Pública muestra el lado abierto de su política excluyente al no proveer una ambulancia para satisfacer la demanda de 5.000 habitantes.

A poco de asumir el cargo de Presidente de la República, Horacio Cartes hizo promesas de todos los colores y calibres, todas ellas relacionadas al mejoramiento urgente de la infraestructura y servicios a la población, que arrastran años de precariedades y falta de atención.

En el calor del mando, luego del fragor de las elecciones que lo ungieron como Jefe de Estado, un emocionado Cartes se refirió al tema de servicios fundamentales, y en ese sentido dijo que durante su gobierno la salud tendrá atención preferencial.

Explicó que los hospitales tendrán medicamentos suficientes y gratis para los pacientes, y que la población ya no seguirá sufriendo padecimientos como consecuencia de las precariedades del servicio.

Pasaron pocos meses para que la realidad aflorara a lo largo y ancho del país, con centros hospitalarios carentes de medicamentos e insumos, en algunos casos de usos básicos para tareas de higiene y limpieza, como secuela de la falta de presupuesto alegada por los administradores de turno.

“Hagan lío”, recomendó al pueblo que, por algún motivo cierto, mostrara descontento con la calidad de gobierno.

Eso mismo ocurre actualmente en la comunidad de Nueva Colombia, departamento de Cordillera, donde 5.000 pobladores no tienen una ambulancia a disposición en el precario puesto de salud local, destinada al transporte de pacientes críticos.

En el mismo lugar también se encuentra en huelga de hambre la ciudadana Rafaela González de Bareiro, quien este domingo cumple tres meses de sacrificio extremo en demanda de salud digna para la población, con medicamentos suficientes y más doctores para la atención, a más de una ambulancia con chofer las 24 horas.

Cartes ha sido sorprendido donando una camioneta tipo ambulancia, 0 kilómetro, para sus correligionarios de Villa Florida, que fue adquirida de su peculio personal, según se informó.

La noticia cayó como balde de agua fría sobre los habitantes de Nueva Colombia, quienes hace 90 días aguardan una respuesta positiva de Cartes al reclamo de la ambulancia, sin recibir respuesta sino promesas y mentiras por doquier de las autoridades locales, departamentales y nacionales.

La huelguista ha sufrido este sábado dos eventos de desmayo por la falta de alimentos y líquido, pero ella dice que no cederá hasta que se cumplan las reivindicaciones del pueblo.

De esta manera, la promesa de “salud en primer lugar”, prometida por Cartes, se ha quedado en el intento, mientras la población sufre, una vez más, las consecuencias de la mentira de las autoridades de Gobierno, en este caso del propio Presidente de la República.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.