Relacionan posible sabotaje en ANDE con “quema de archivo”

El fuego fue incentivado por el viento, aunque el aceite contenido en los transformadores en desuso ofició de combustible para que el siniestro se propagara peligrosamente por el predio de 27 hectáreas, ante la expectativa de vecinos.

“Si acá hubo sabotaje, como están diciendo las autoridades, lo más lógico sería pensar en una quema de archivo”, expresó ayer telefónicamente una fuente de la ANDE tras señalar que en el interior de la institución existe consenso entre la mayoría de los jefes y funcionarios de que el voraz incendio desatado este miércoles en la planta de desechos de San Lorenzo fue provocado intencionalmente.

La fuente señaló que la posibilidad de accidente se desvanece, desde el momento que en el momento de degenerarse el siniestro no existía peligro como, por ejemplo, un cortocircuito eléctrico o algún otro hecho fortuito que precipitara el incendio de gran magnitud, cuya secuela aun se desconoce a cabalidad.

En un primer momento, el presidente de la ANDE afirmó que fuertes vientos registrados alrededor del mediodía afectaron a árboles de los alrededores, y que algunas ramas caídas encima del tendido eléctrico del predio provocaron el incendio.

Esta versión no confirmada fue cambiada para la noche, cuando el Ing. Víctor Romero Solís deslizó la posibilidad de que existiera sabotaje, sin dar detalles.

Este jueves, cuando las llamas fueron controladas, pero quedaban como testimonio decenas de grandes transformadores en desuso quemados, cobró fuerza la sospecha de sabotaje, más aun luego de que la Policía acudiera a tomar muestras y a levantar declaraciones informales de testigos presenciales.

Otras instancias de investigación también se presentaron en la planta del barrio Laurelty, entre ellas un equipo de la Dirección de Toxicología del Ministerio de Salud, que procedió a levantar muestras para tratar de develar el origen del siniestro.

Toxicología está especialmente interesada en conocer detalles acerca de la posible presencia en el ambiente de un compuesto químico conocido como ascarel, que según los datos se trata de un veneno contenido en los transformadores, sean estos activos o en desuso.

El contacto con el ascarel puede realizarse también a través de la inhalación de humo, como podría haber ocurrido este miércoles, deslizaron fuentes de la intervención.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.