Refugiados vendían droga en las narices de la Policía

La mujer utilizaba la vivienda social de emergencia para ofertar crack a los consumidores del microcentro, especialmente. El lugar está ubicado a una cuadra del Cuartel Central de la Policía.

Denuncias sobre movimientos sospechosos de personas con antecedentes de narcotráfico, en un barrio de emergencia ubicado en pleno microcentro de Asunción, movilizaron a agentes de la Senad, que procedieron a la detención de una mujer que tenía en su poder varias dosis de crack, listas para su venta.

El procedimiento se realizó en la zona de refugiados del barrio Ricardo Brugada (Chacarita) que funciona provisoriamente en la plaza del Congreso, uno de los lugares históricos más emblemáticos de la capital.

Tras las averiguaciones correspondientes y la verificación de las denuncias realizadas, los agentes de la Senad actuaron a las órdenes del fiscal Marcelo Pecci y procedieron a allanar específicamente la vivienda precaria Nº 28.

En el lugar se encontraba una mujer identificada como Cynthia Lenis Sugasti Amarilla (28), quien tenía en su poder dosis de crack listas para su distribución en la zona del microcentro, según confesó.

Luego de ingresar a la vivienda, los agentes detectaron una carterita de color azul, que estaba bajo una almohada, la cual contenía 18 dosis del estupefaciente.

Tras la confirmación del análisis y el pesaje, el fiscal Pecci ordenó la  detención de la presunta narco y la incautación de la droga.

De acuerdo a los datos, la Chacarita es conocida como “zona liberada” para el tráfico de droga de diferentes denominaciones.

La irregularidad es de larga data, y, según los informes, es consecuencia de la falta de control de la Policía, que es sindicado por los propios vecinos como aliado fiel de los narcos y otro tipo de delincuentes que pululan por el lugar.

Llama la atención de propios y extraños el desenvolvimiento “normal” de gavillas de delincuentes en el amplio sector, más aun teniendo en cuenta que el mismo Cuartel Central de la Policía Nacional está en frente del barrio.

“Los policías muchas veces comentan que no quieren meterse en problemas con los chacariteños porque estos tienen mucho poder de convocatoria y padrinos, entre ellos la conocida Ña Deló, que impiden cualquier intento serio por poner orden en el barrio”, comentó un vecino identificado por La Mira.

 

 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.