“Quédense en sus refugios”, pide el Gobierno ante anuncio de más inundación

A pesar de la baja sostenida del nivel del río, la situación no amerita el retorno de la gente debido al peligro de enfermedades e inseguridad ocasionadas por la basura, humedad ambiente y falta de servicios básicos, afirma la SEN.

Las aguas del río Paraguay experimentaron en la semana anterior un sostenido descenso en su nivel de altura, con lo cual decenas de familias emprendieron el operativo retorno a sus viviendas originales, en medio de la alerta del Gobierno de que nadie se mueva de su asentamiento o refugio actual debido a la amenaza de un nuevo período de crecida que se anuncia para marzo próximo.

Voceros de la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN), la institución de Estado encargada de la atención a los inundados, señalaron que las condiciones higiénicas, sanitarias y de seguridad general no están garantizadas en las zonas de bajante, y consideran un riesgo innecesario la decisión de mucha gente que reside en los albergues de mudarse nuevamente a la ribera.

“No tienen energía eléctrica, agua, las casas están con altos niveles de humedad, sucias, algunas con peligro de derrumbe, y en esas condiciones no entendemos la razón por la que mucha gente decide retornar”, expresó este sábado un funcionario de la SEN encargado del monitoreo de la dinámica de los refugios precarios instalados en la capital.

En contrapartida, damnificados abordados por La Mira coincidieron en expresar que las familias que determinaron retornar a sus hogares lo hacen con la convicción de que “cualquier lugar es mejor que esto”, en alusión a la precariedad y necesidades multiplicadas que enfrentan en los refugios.

En primer lugar, cuestionan la falta de espacio para movilizarse en un ambiente cerrado de 4×4, sin comodidades e incluso sin comida, que deben obtener de la provisión de terceros.

También se quejan de la falta de acompañamiento de la SEN y de la nula posibilidad de obtener trabajo digno.

La Dirección de Meteorología señaló que la riada de marzo sobrevendrá como consecuencia de la abundante lluvia cíclica en la zona del Pantanal brasileño, donde nace el río Paraguay, y que la secuela ineludible del fenómeno será la crecida del cauce hídrico, que este año será “recibida” con una inundación instalada y necesidades repartidas por doquier.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.