Política mendicante del Gobierno hace posible proyecto piscícola

El pacú es considerado opción importante para la producción de peces en cautiverio. Con ayuda de Taiwán se busca incentivar el rubro a nivel de pequeños productores, con la promesa de que esta vez el programa será sustentable.

La política pordiosera que hace décadas implementan sucesivos gobiernos -a partir de la dictadura- a la hora de consumar algún proyecto de desarrollo, no fue excepción para la implementación del Proyecto Pacú, donde Taiwán, nuestro eterno “paño de lágrimas”, desembolsó 2,5 millones de dólares, con una mínima contrapartida del MAG.

En esta ocasión, tanto la FAO como el IICA no dieron señales de presencia, en medio de comentarios en voz baja acerca del éxito del proyecto en lo atinente a la sostenibilidad y sustentabilidad, teniendo como parámetro cercano decenas de iniciativas con estanques convertidos hoy día en abrevaderos de vacas.

Así expresó en su momento el actual gobernador de Itapúa, Luis Gneiting, en referencia al programa piscícola del Pronafope, manejado por el ex viceministro de Ganadería, Armin Hamann, actualmente imputado por supuesta estafa y lesión de confianza en el manejo de unos 20.000 millones de guaraníes.

El proyecto de pacú se lanzó hace una semana en el Centro de Alevinaje de Eusebio Ayala, donde se observa también la fuerte presencia financiera del gobierno taiwanés, cíclicamente acicateado por la política mendicante de Paraguay para cualquier proyecto o programa donde se necesitarán recursos dulces, como el conocido programa de cría de cerdos, contaminado de dudas.  

El pacú es una especie nunca antes reproducida en Paraguay, y ahora se piensa impulsarlo con fuerza como opción productiva de alimentos en la lucha contra la pobreza rural e incluso periurbana.

Se trata de una especie migratoria de difícil reproducción en estanques.

Durante la inauguración del proyecto estuvo presente un millar de personas, especialmente jóvenes estudiantes y productores atraídos por la propaganda, que hace hincapié en las ventajas comparativas del rubro y la viabilidad de su implementación en la tierra guaraní irrigada de cursos hídricos.

Susana Barúa, directora de Piscultura del Viceministerio de Ganadería, destacó que el MAG se enfocará en la capacitación de los productores para poder extender con mayor efectividad el rubro en Paraguay.

El ministro Gattini sostuvo que la piscicultura es uno de los mejores modelos en el que se materializa la integración de la agricultura con la pecuaria, pues ella completa el círculo de capacitación, inversión, producción y generación de riqueza.

Enfatizó que el rubro de la cría de peces es el que mejor conversión presenta a la hora de invertir en balanceados para los animales.

“Un kilo de balanceado representa a su vez 1 kilogramo de carne”, resaltó.
Entre el 2012 y 2015 fueron llevados a cabo en nuestro país cursos de capacitación para mil productores.

El sector representó, además, asistencia del MAG para 2.300 familias este año, y se prevé capacitar a otras 1.500 personas.

Actualmente, Paraguay tiene una fuerza productiva de 5.500 productores del rubro de la piscicultura.

El crecimiento en este sector fue, en el presente año, del 25 por ciento con respecto al año pasado, según registros del Ministerio de Agricultura y Ganadería.

 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.