Policía que asaltó una despensa fue condenado a 14 años de prisión

Vecinos de la despensa asaltada destacaron la elevada condena al policía, quien a diferencia de sus dos cómplices no se arrepintió del delito cometido, que en su momento creó zozobra en el barrio.

Un Tribunal de Sentencia condenó a 14 años de penitenciaría a Rodrigo Antonio Martínez Zapata, suboficial ayudante de la Policía Nacional al servicio de la comisaría Primera de San Lorenzo, y a 11 años de cárcel a Vicente Carlos Cañete y Luis Miguel Benítez Zarza.

Los citados fueron encontrados culpables de robo agravado, según el informe del Ministerio Público.

La agente fiscal Ana Girala sostuvo la acusación durante el debate, y se menciona que la asistente fiscal, Hilda Palacios, estuvo presente en todas las actuaciones del proceso.

Según el expediente de acusación, las tres personas que recibieron la condena asaltaron el 30 de octubre de 2013 una despensa del barrio San Antonio de la ciudad universitaria.

Los implicados manejaban la información de que los dueños del comercio habrían vendido una casa, y que tenían unos 400 millones de guaraníes en su poder, guardados en el interior de la vivienda donde también funcionaba la despensa.

La representación pública afirma que pudo probar que en la perpetración del asalto quedaron mantenidos como rehenes Agustín Arrúa Ayala, de 68 años; Antonia Zulma Martínez de Arrúa (56); y Liliana Antonia Arrúa Martínez, de 29 años.

La agente fiscal indicó que estaba complacida con el fallo del Tribunal, presidido por la magistrada Liz Ramírez, e integrado por los jueces Rolando Alvarenga y Leticia Frachi.

Girala señaló que a pesar de que dos de los condenados se arrepintieron y pidieron perdón a las víctimas, recibieron una pena cercana al máximo establecido, que es de 15 años de pena privativa de libertad.

El policía no aceptó el hecho, por más de que se demostró que accionó su arma (con la prueba de nitritos y nitratos), que le fuera incautada; y se le detuvo en las cercanías del lugar del hecho, en un baldío.

El caso disparó el alerta en el populoso barrio sanlorenzano, y llamó especialmente la atención el involucramiento, en grado protagónico, de un agente de la Policía, quien es señalado por la ley como la instancia encargada de velar por la seguridad pública.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.