Polémica ley permite a hombres formalizar estatus de mujer

Los transexuales bolivianos consideran victoria pírrica el reconocimiento del Estado trasuntado en ley su reivindicación de «ser como nos gusta o no como nacimos», en medio de la polémica social y la condena de la Iglesia.

Como un hecho histórico fue calificado en ciertos sectores de Bolivia la nueva ley promulgada por el Poder Ejecutivo que permite a las personas transexuales cambiar de nombre, datos de género e imagen, mientras la Iglesia Católica ha condenado el hecho,  calificándolo de “perverso” y contrario a la ley de Dios.

De esta manera, la comunidad de lesbianas, gays, bisexuales, transexuales y transgénero (LGTB) de Bolivia se anota una reivindicación que arrastra varios años de lucha, y “ahora que ya somos reconocidas podemos gozar de todos los beneficios que se nos negaron durante todos estos años”, afirmó Tamara Núñez, en declaraciones divulgadas por el diario peruano El Comercio.

Tamara, nacido hombre, afirmó a partir del sábado los transexuales andinos “podemos tener vida social”.

Sentimientos paralelos experimentan transexuales de México luego de que hace un tiempo el Estado propuso legalizar el matrimonio homosexual, que según la ministra de Justicia, Virginia Velazco, permitirá a los beneficiados portar un carnet de identificación “con la fotografía de la persona que decidieron ser y no con la identidad con que nacieron”.

La ley les garantiza el libre desarrollo de su persona de acuerdo a su identidad de género, la no discriminación y el derecho a la reparación o satisfacción justa y adecuada por cualquier daño sufrido como consecuencia del acto discriminatorio, entre otros múltiples beneficios y ventajas comparativas.

Bolivia, por su lado, está entre los países que reclaman la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo, pero los candidatos a este paso celebran el hecho de que el Estado haya aprobado el estatus reclamado por los transexuales.

En medio de las señales de aprobación y de críticas severamente contrastadas, la Iglesia boliviana salió a dar la cara por los sectores conservadores y religiosos, que según opinan condenan enérgicamente los términos, alcances y consecuencias de la nueva ley.

“Dios nos da dignidad como varón y como mujer. No amerita ningún cambio respecto a la identidad y a la dignidad de las personas”, afirmó la Conferencia Episcopal Boliviana, mientras obispos y sacerdotes hacen críticas de variado calibre pero de idéntica dirección en contra de ley en cuestión, a la que califican de “maléfica” y contraria a la ley de Dios.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.