Plegarias permiten acceso de clamada agua a Tierra Prometida

Los equipos llegan a Tierra Prometida para poner fin al largo calvario con plegarias de los humildes pobladores, que pasarán su primera Semana Santa con líquido saludable y abundante.

Después de muchas plegarias, llegó la bendita agua a Tierra Prometida, una humilde comunidad del departamento de San Pedro que, de esta manera, se suma a otros asentamientos precarios y distritos que reciben el líquido vital por obra y gracia del Senasa, en representación del Gobierno nacional.

A más de Tierra Prometida, en el distrito de Nueva Germania fueron beneficiadas las localidades de Curupayty, San Miguel e Inmaculada.

Según el informe oficial, a partir de ahora 485 familias del departamento de San Pedro contarán con el servicio de agua potable en sus hogares gracias a la donación de equipos realizada por Senasa a las respectivas juntas de saneamiento.

Los equipos constan de cañería, tanques de fibra de vidrio, estructura metálica y mecanismos electromecánicos (electrobomba, tablero de mando y accesorios).

Las donaciones se realizaron en el marco del programa Sembrando Oportunidades, que tiene por objetivo coordinar y articular las acciones de las instituciones que integran el Gabinete Social, de la Presidencia de la República.

Se busca, esencialmente, aumentar los ingresos económicos y el acceso a servicios sociales de las familias en condición de pobreza, convirtiendo los asentamientos precarios en comunidades sustentables.

La inversión realizada por el Senasa para la ampliación de la red de distribución de las cinco localidades pertenecientes a los distritos de Nueva Germania y San Pedro de Ycuamandiyú asciende a más de 970 millones de guaraníes, añade el informe.

Como parte del programa, los usuarios fueron concienciados acerca de su responsabilidad en relación al cuidado y buen manejo de los equipamientos donados.

Se recomendó a los lugareños que el agua sea utilizada en forma racional y para consumo humano; esto último, teniendo en cuenta que, por lo general, se destina a irrigaciones, en la limpieza del hogar y otros usos que pueden ser satisfechos con líquido proveniente de lluvia, estanques o cursos de agua.

Los usuarios también fueron responsabilizados del pago puntual de las cuotas, el uso apropiado del agua y la participación en las asambleas de las juntas de saneamiento.

 

 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.