Piden a religiosos no engañar al Papa sobre la realidad del país

Sector del populoso barrio Bañado, a pasos del río Paraguay, donde se concentra la mayor cantidad de pobres urbanos de Asunción. En el sitio ejerce labor pastoral el sacerdote Oliva, que cuestiona no haber sido consultado para la agenda de visitas del Papa.

Sectores sociales y campesinos que se manifiestan en contra de la agenda marcada para el Papa Francisco en sus tres días de peregrinaje al Paraguay, piden a los religiosos que presenten al ilustre visitante la realidad del país con pobreza, exclusión y discriminación.

Las autoridades religiosas católicas han sido encargadas por El Vaticano para hacerle llegar al Sumo Pontífice datos sobre el Paraguay actual.

“Pedimos que al Papa le pongan enfrente las dos campanas de la realidad nacional: la que harán sonar las autoridades sobre un país de maravillas donde todo está bien, y por el otro lado las quejas de los pobres y excluidos”, afirmó Luis Aguayo, referente histórico del sector campesino.

Aguayo participó la semana pasada de una conferencia de prensa, junto con los sacerdotes Francisco Oliva y Pedro Velazco, entre otros representantes sociales y de la Iglesia, en la cual pusieron en tela de juicio la agenda del Papa, a la que calificaron de excluyente, en el sentido de que no ha tenido en cuenta a los pobres urbanos, campesinos e indígenas.

Oliva, evangelizador de los barrios bajos de Asunción donde se concentran los pobres urbanos, criticó el sistema de selección de visitas del Papa.

Aguayo, por su parte, victimizó a los pobres, señalando que serán colocados frente a Francisco sin posibilidad de ser escuchados, sino como simples espectadores.

Al dirigirse a los religiosos encargados de la agenda papal, Aguayo dijo que “ahora tendrán la brillante oportunidad de reflejar la situación real del país, donde los pobres constituyen la tercera parte de la población total, y la situación aparenta continuar indefinidamente porque no hay fuentes de trabajo ni apoyo a los que quieren salir adelante”.

Los encargados de la discutida agenda hicieron saber que el Papa sí hará una visita al sector de Bañado, donde observará la miseria extendida por el lugar y dialogará brevemente con pobladores.

Sin embargo, los cuestionadores opinan que las personas a quienes abordará Francisco han sido “digitadas”, y que una prueba de ello es no haberle dado participación al pa’i Oliva, quien no solo desempeña en el lugar su labor pastoral sino vive en la humilde iglesia y conoce, como pocos, la realidad y las necesidades de las familias ribereñas.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.