Paraguay, nuevamente en la mira mundial por mega escándalo de corrupción

Léoz aplaude. Eran tiempos de gloria en el fútbol para las matrices dirigenciales, mientras los clubes y millones de espectadores acusaban los coletazos de turbios negociados que hoy salen a la luz pública en medio de la repulsa generalizada.

El sonado caso de negociados, fraude y blanqueamiento de dinero en la FIFA y algunas matrices del fútbol mundial coloca de nuevo a Paraguay en la crítica internacional.

Medios periodísticos extranjeros publican en gran destaque el hecho.

“El escándalo de la FIFA da la vuelta al mundo”, titula el diario argentino Clarín, que cita fuentes del Departamento de Justicia de Estados Unidos y señala que el ex presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), Julio Grondona –fallecido hace menos de un año- cobró 15 millones de dólares en sobornos.

Se trata del mismo “pack” en que está envuelto el ex presidente de la Concacaf y ex miembro del comité ejecutivo de la FIFA, el paraguayo Nicolás Léoz, quien figura en una lista de 14 dirigentes deportivos del mundo acusados por la Justicia norteamericana bajo cargos de fraude, sobornos, lavado de dinero y otros delitos no menores que son castigados en el país del norte con penas de hasta 20 años de prisión.

Paraguay figura con número fijo en el “top 2” de una lista negra de países más corruptos de América confeccionada por la organización Transparencia Internacional.

El país ocupa ese sitial de vergüenza desde hace al menos dos décadas, lapso en el cual, antes que tratar de mejorar su registro, lo empeora con casos cada vez más voluminosos como el “escándalo Léoz”.

Diarios de los cinco continentes también ocupan sitios de destaque este miércoles para divulgar entretelones del “tsunami” generado por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, que según las evidencias documentadas contenidas en un frondoso bibliorato negro, no dejará títere con cabeza.

Otros casos emblemáticos de corrupción, como los protagonizados por ex ministros de los gobiernos de Lugo y Franco, y parlamentarios involucrados en los sonados casos “croqueta de oro”, “coquitos de oro”, “niñera de oro”, “caseros de oro” y “secretaria de oro”, entre tantos otros, sumados a los salariazos del poder público, el contrabando y todo tipo de tráfico, ubican a nuestro país en la atención permanente internacional.

Sin embargo, la connotación delictual del caso FIFA, donde Léoz es uno de los protagonistas, dio la vuelta al mundo, generando reacciones en cadena que ponen en duda la credibilidad de la matriz del fútbol mundial y, con ella, la debida confianza en los resultados de partidos y la transparencia en los derechos de televisación, que arrojan pingües beneficios no solo institucionales sino para los bolsillos de los dirigentes de las asociaciones, según la investigación del Departamento de Justicia norteamericano.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.