Paraguay muestra “importante descenso” en índices de nacimiento y mortalidad

El patente descenso de las tasas de fecundidad y mortalidad ha dado como resultado cambios en la distribución de la población a través de diferentes grupos de edades, afirma la socióloga.

El fenómeno del bono demográfico hace alusión al período en que la proporción de personas en edades potencialmente productivas crece de manera sostenida en relación con la de personas en edades potencialmente inactivas,y las relaciones de dependencia descienden y alcanzan mínimos históricos, para después aumentar como resultado del incremento de la proporción de personas mayores.

Así afirma la socióloga Claudina Zavattiero en un artículo con su firma divulgado por la revista Economía y Sociedad, del Centro de Análisis y Difusión de la Economía Paraguaya (CADEP).

Argumenta que este plus de población activa es originado en las transformaciones demográficas que ocasionan cambios en la estructura etaria de la población.

En este sentido, sostiene que en las últimas décadas el Paraguay ha mostrado un importante descenso de las tasas de fecundidad y mortalidad, dando como resultado cambios en la forma en la cual se distribuye la población a través de diferentes grupos de edades.

En ese sentido, evidencia una reducción del peso relativo de la niñez, al tiempo que se engrosa temporalmente el grupo de población en edad activa –producto de la alta fecundidad en el pasado-, mientras el peso de la población adulta mayor es aun relativamente bajo.

Al relacionar estos tres grandes grupos de población –menores de 15 años, de 15 a 59 años y 60 años y más-, considerando al primero y al tercero como económicamente dependientes y al segundo como independiente, se tiene que si dicha relación desciende a valores por debajo de dos dependientes por cada tres en edad de trabajar, existe una oportunidad para el incremento de las tasas de ahorro y el crecimiento de las economías.

Para que este bono se convierta en beneficios reales para la sociedad, se requiere que las transformaciones de la población sean acompañadas por el diseño y la implementación de políticas públicas adecuadas en protección social y las que respectan a la salud, la educación y el empleo, observa Zavattiero.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.