Otro año de impunidad pasó para intendente acusado de enorme tragada

Peña es la principal autoridad de Emboscada desde hace 16 años, lapso en el cual ha mantenido una ciudad postrada en el atraso, y en el sentido inverso logró amasar una enorme fortuna que según los no alineados sería producto de la rapiña de fondos públicos.

En el 2013, el intendente municipal de Emboscada, Jacinto Raúl Peña, no presentó documentos respaldatorios de gastos por montos superiores a 3.000 millones de guaraníes, con lo cual incurrió en presuntos delitos de lesión de confianza y estafa, entre otros, expresa el informe final de auditoría realizado por la Contraloría General de la República.

A pesar del tiempo transcurrido desde que se conocieron los hechos, el Ministerio Público no ha acusado recibo del informe, que revela la magnitud del daño patrimonial a los recursos públicos del Fonacide presuntamente perpetrados por el cuestionado titular comunal, conocido como uno de los hombres más ricos de su empobrecida ciudad y capitán de un esquema de gobierno ciudadano basado en el clientelismo político a ultranza.

“La ciudad está igual que hace 15 años, nada cambió, con excepción del patrimonio personal del intendente Peña”, afirmó un ciudadano del barrio Santo Tomás.

Señaló que en todo este tiempo el político liberal amasó una fortuna multimillonaria y ha amontonado en su entorno un batallón de genuflexos que se encarga de desvirtuar la realidad del atraso, falta de infraestructura, instituciones educativas y de salud, mientras el esencial servicio de agua potable se maneja precariamente y las quejas son respondidas con ofensas de tinte político o personal.

De acuerdo a los datos, los millones del Fonacide habrían sido desviados en asociación ilícita, privando a la ciudadanía de tener acceso a un mejor nivel de vida con educación, salud, agua suficiente, calles reparadas y opciones recreativas, que hoy día no existen.

En su momento, la organización civil emboscadeña reclamó la intervención del Ministerio Público para investigar las irregularidades acumuladas en la administración municipal.

Sin embargo, pasa el tiempo y la Fiscalía Anticorrupción no acusa recibo del informe de la Contraloría General y del robo al sueño de miles de ciudadanos de contar con una ciudad moderna, sin las precariedades que hoy día constituyen la rutina de vida, especialmente de quienes no están alineados a la clientela política del intendente Peña.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.