El flamante canciller jura defender con patriotismo los intereses de Paraguay en la negociación del Anexo C del Tratado de Itaipú, a pesar de ser arrastrado por el escándalo del acta entreguista con el Brasil a mediados del año pasado.

El presidente Mario Abdo Benítez tomó juramento este martes al nuevo ministro de Relaciones Exteriores, Federico González, de dilatada trayectoria profesional en el ámbito diplomático, pero criticado con dureza en el sector ciudadano como protagonista solidario del acta entreguista de Itaipú liderado por hombres de confianza del gobierno tildados de traidores y antipatriotas.

Durante el acto de juramento, González afirmó que una de sus prioridades como nuevo canciller será la renegociación del Anexo C del Tratado de Itaipú, que fenece en el 2023 en medio de sombrías predicciones acerca del papel que cumpliría nuestro país sentado a la mesa de negociaciones con el poderoso e influyente Brasil, que según los datos hace tiempo tiene conformado un formidable equipo de trabajo para volver a dar un zarpazo en la binacional, como ha venido sucediendo desde 1973, año en que se inauguró la majestuosa represa.

El nuevo canciller es señalado por sectores críticos intelectuales y técnicos de nuestro país como parte del esquema de gobierno acusado de perpetrar un acto de leso reproche con la negociación realizada con el vecino Brasil a espaldas de profesionales de vasta trayectoria en el tema del tratado espurio de Itaipú, que después fue atacada de traicionera y entreguista, precipitando un escándalo que en cierto momento puso en aprietos al propio gobierno, que logró remendar rápidamente el tema con la destitución de algunas autoridades comprometidas en el affaire, quedando de pie el entonces asesor presidencial, Federico González.

“No le hemos visto ni escuchado a González, en su papel de asesor presidencial, sugerir a Abdo Benítez acerca de las implicancias del acta entreguista, con lo cual su actitud omisiva se queda pegada a la infamia perpetrada con la negociación manejada entre cómplices, a espaldas el pueblo”, afirmó este martes un ingeniero electricista en las redes sociales, donde cuestionó el nombramiento del nuevo ministro.

Ahora el presidente Marito le premia a González, colocándole al frente de una instancia clave para las próximas negociaciones sobre el Anexo C del Tratado de Itaipú, consideradas trascendentales para el futuro económico de la nación.

“Mi objetivo principal es asegurar la soberanía nacional”, afirmó el flamante canciller en la ceremonia de juramento, donde destacó la “humildad y mucho patriotismo” que, según dijo, enmarcó el presidente de la República como línea de mando institucional.

“Lógicamente, buscaremos asegurar la soberanía nacional, analizar los distintos aspectos que implique eso para el uso de la energía que nos corresponde, la libre disponibilidad de las mismas, que son distintos escenarios que se están analizando en este momento para trabajar en la estrategia, y se está en consulta permanente con técnicos, académico, la sociedad civil y el sector político”, explicó.
Dijo que el trabajo está muy avanzado y que la posición paraguaya va a reflejar que “esta es efectivamente una causa nacional”.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *