“No puede ser que un grupito de criminales le tenga secuestrados a 7 millones de paraguayos”, expresó con vehemencia la diputada patriaqueridista, tras poner en tela de juicio el papel que cumple la FTC como garantía de paz en el norte.

La diputada Rocío Vallejo puso en tela de juicio este lunes el papel que cumple la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) como garantía de seguridad en el norte de la Región Oriental, y criticó el hecho vinculante de que el ilegal Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) siga haciendo de las suyas en las narices de las fuerzas públicas, “sin que seamos capaces de frenar de una vez el accionar de estos verdaderos criminales”, expresó.

“No puede ser que 14 terroristas asesinos mantengan secuestrados a 7 millones de paraguayos, esto se ha pasado del límite señores, y amerita un tratamiento serio donde todos nos comprometamos a definir el Paraguay que nos merecemos, y no seguir estando pendientes de un grupito de criminales que hace lo que quiere en un territorio totalmente reivindicado por ellos”, disparó la diputada de Patria Querida.

Fue en el contexto de la sesión extraordinaria convocada para el tratamiento del desastre generado por el EPP con el secuestro del ex vicepresidente de la República Oscar Denis, y la necesidad de encontrar respuestas inmediatas y efectivas a la situación de caos que enfrenta la República.

El país ha amanecido este lunes en tensión generalizada, luego de que este domingo a las 22:00 se cumpliera el plazo establecido por los terroristas para que el gobierno ponga en libertad a los principales líderes del EPP, Carmen Villalba y Alcides Oviedo, quienes guardan reclusión bajo condena en la cárcel de mujeres El Buen Pastor y la Agrupación Especializada de la Policía, respectivamente.

Las versiones y conjeturas se ganan de mano en el ambiente ciudadano, que hace apuestas variadas acerca del final de este episodio de terror, que pone en compás de espera el tratamiento de otros graves problemas nacionales en stand by, como la falta de investigación y castigo de los robos públicos, la precariedad asistencial en los centros sanitarios a pesar de la feroz propaganda oficial en los medios, la inseguridad rampante en las calles, sumado todo ello al desempleo crítico y la escasez de circulante por la suspensión de los ingresos.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *