El acribillamiento a tiros de un vehículo en una barrera policial por parte de agentes “gatillo fácil” vuelve a poner en discusión el polémico tema del control en la vía pública, que según abogados constitucionalistas es totalmente ilegal.

El comandante de la Policía Nacional, Francisco Resquín, reconoció que los agentes gatillo fácil de San Lorenzo cometieron error de procedimiento y afirmó que los uniformados lo que debieron hacer es llamar por radio a pedir refuerzo a otra patrullera para sobrepasar al vehículo que intentó eludir la barrera, y luego de detener el vehículo en cuestión “ver el motivo de este proceder”.

De esta manera, la autoridad máxima de la fuerza policial criticó el accionar de sus dirigidos, quienes levantaron una tormenta ciudadana al disparar a matar contra los ocupantes de un vehículo que eludió y luego escapó de la barrera, provocando heridas de bala a un niño de 6 años y poniendo en grave riesgo de muerte a otros integrantes de la familia, entre ellos el conductor y su esposa, además de una niña de 3 meses de vida.

El niño baleado sorteó lo peor y se repone en el Hospital del Trauma, donde recibe el apoyo de indignados sociales.

Los agentes involucrados son Juan Amarilla, con 10 años de servicio, y Derlis Sanabria, con dos años de antigüedad.  Ambos fueron imputados por tentativa de homicidio, omisión de auxilio y lesión corporal en el ejercicio de sus funciones, y están recluidos en la Agrupación Especializada.

La Comisión de Asuntos Constitucionales, Defensa Nacional y Fuerza Pública, que preside el senador Juan Darío Monges, mantuvo comunicación virtual con el comandante Resquín, con relación a lo actuado por los policías en la barrera de control colocada en la jurisdicción de San Lorenzo.

Resquín reconoció que en el lamentable suceso existió error de procedimiento policial, ya que el reglamento interno de la institución señala que el uso de armas solo está contemplado cuando está en riesgo la vida del personal policial o de terceros.

El senador Fernando Silva Facetti le consultó cómo debió actuar en este caso el personal, recibiendo como respuesta que debió pedir refuerzos por radio a otra patrullera y luego proceder a sobrepasar al vehículo supuestamente infractor para averiguar el motivo de su proceder.

El alto jefe policial informó a los legisladores que durante todos los procedimientos realizados en la presente cuarentena por la pandemia se instalaron 13.000 puestos de controles, que resultaron en la aprehensión de 700 personas con orden de captura.

Adelantó que actualmente se encuentran en proceso de adaptación del reglamento, en vigencia hace un mes, donde se establece hasta en qué casos los policías pueden hacer uso de sus celulares en la vía pública.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *