El ambiente educativo está parado, y en otro sector enfrenta escaramuzas entre directivos de instituciones privadas y padres de familia por el monto de las cuotas.

En este tiempo de pandemia y con la cuarentena a cuestas los docentes se ven obligados a reinventarse, adaptándose a las necesidades del momento, en este caso la educación digital, que a su vez trae consigo un cambio social considerable, ya que al respetar el aislamiento preventivo el docente deja de socializar con sus pares y no hace su acostumbrado catarsis”, afirmó la docente Graciela López.

Afectada por la situación imperante, al igual que miles de docentes parados, señaló a La Mira que “somos una sociedad resistente a cuidar nuestra salud mental, y eso aumenta el riesgo de crisis de estrés en el docente. La no asistencia y contención psicológico-emocional es un detonante para que colapsemos y no podamos mantener nuestras emociones equilibradas”.

En cuanto al aspecto económico, sostuvo que el impacto es aún mayor, ya que los docentes de instituciones privadas se ven despojados de sus puestos de trabajo ante la poca flexibilidad institucional para con los padres de familia, que solicitan descuentos en el pago de cuotas.

“Esto se comienza a reflejar en la generación de cuentas a pagar del docente (préstamos, tarjetas de crédito sobregiradas, etc.) ya que no disponen de su salario para solventar siquiera sus gastos básicos”, remarcó López.

El ambiente educativo nacional se encuentra no solamente detenido, sino enfrenta escaramuzas entre directivos de instituciones privadas y padres de familia, en un tira y afloja permanente sobre el pago de cuotas.

Mientras las escuelas, colegios e incluso universidades privadas o subvencionadas por el Estado insisten en el cobro total de los compromisos contractuales de pago, los padres coinciden en afirmar que las condiciones actuales de falta de trabajo, escasez de circulante y otros factores vinculados hacen imposible cumplir con las condiciones económicas impuestas.

El ministro de la cartera de Educación, Eduardo Petta, enfrenta un pedido de informes del Congreso Nacional acerca del rumbo de improvisaciones e indefiniciones en que marcha la educación paraguaya en este tiempo de pandemia.

Compartir:

1 Comentario

  • Susan, 08 mayo 2020 @ 20:06 Reply

    Miles de docentes del sector privado quedamos sin nuestro puesto de trabajo o con el salario al 50% ya que debido a la dictatorial intervención del “defensor” del pueblo,los docentes no somos del pueblo por lo visto para este señor .Las escuelas privadas pequeñas cerraron porque los padres se aferraron a algo lanzado al viento sin pensar en las consecuencias,los padres obviamentese aferraron al no cumplimiento de pagos..dónde está el subsidio?quién pagará nuestras deudas?el defensor del pueblo o el que presentó el proyecto de reducción de cuotas al 50%.Acaso no hay libre oferta y demanda o es una dictadura en cuanto a las disposiciones que afectan directamente la vida de las personas que trabajamos y ahora no sabemos de qué vamos a vivir? Quien les dio atribuciones de dictador a esta gente que nos representa y se supone que tienen que lograr un equilibrio en el que todos podamos tener cierto bienestar económico y no llevar a la quiebra a miles de mini empresas educativas.
    Quién da la cara ahora para aclarar esto?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *