Movidas oportunas podrán devolver la vida al victimizado río Pilcomayo

Maquinarias paraguayas acceden a territorio argentino para despejar el colmatado sector del río y permitir así que las aguas del Pilcomayo accedan a territorio nacional en tres semanas, para devolver la vida a un extenso sector fronterizo.

La intervención del sector privado fue fundamental para que el río Pilcomayo vuelva a tener esperanza de vida, después de que a mediados de este año experimentara una sequía histórica de su cauce y precipitó un desastre ambiental que provocó la muerte por sed de millares de animales nativos, mientras la producción sufrió un golpe severo.

El pasado fin de semana, una treintena de maquinarias de variado porte entraron por fin a territorio argentino después de que el gobierno del vecino país demorara más de la cuenta en autorizar el ingreso de las retroexcavadoras para realizar la limpieza del cauce colmatado en la zona de la Embocadura, conocida también como “Pantalón”, por su parecido a esta prenda de vestir.

El representante de la Asociación Rural del Paraguay ante la Comisión del Pilcomayo, Dr. Eusebio Manuel Cardozo, informó que se trata de una obra vital para los intereses de nuestro país, específicamente de sectores poblacionales aledaños al extenso trazado del río, además de comunidades indígenas y productores pecuarios.

El Pilcomayo nace en territorio boliviano, donde alimenta su cauce con aguas de enorme caudal provenientes del deshielo de la cordillera de los Andes.

Al entrar en territorio paraguayo, el río comienza a discurrir caprichosamente, debido al depósito natural de sedimentos compuesto por tierra, arena y material orgánico como troncos, ramas y hojas de árboles.

Para evitar el atascamiento que pone en peligro la vida acuática y de millares de animales silvestres, entre otros daños emergentes, el Gobierno destina cada año sumas millonarias en dólares para que las autoridades de la Comisión del Pilcomayo hagan el trabajo de limpieza y mantenimiento del cauce hídrico.

Sin embargo, sucesivas administraciones de la Comisión no han hecho bien su trabajo, y encima están sospechadas de derroches y robos de los recursos públicos.

El resultado está a la vista, con un río victimizado por la inoperancia y la corrupción de las autoridades paraguayas, mientras nuestros socios condóminos de las mismas aguas, Bolivia y Argentina, no tienen ningún problema de hidratación.

Hasta hace una semana, Argentina no respondía la solicitud de permiso de las autoridades paraguayas para incursionar en la zona de la Embocadura, pero finalmente se dio el okey y ahora las maquinarias han comenzado a operar sin demora, porque tienen apenas tres semanas de plazo para terminar el pesado trabajo de despejar 750 metros de tierra y sedimentos que impiden el acceso de las aguas a nuestro territorio.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.