Montañas “salvan la vida” a México

En algunas zonas, el huracán dejó a su paso cadenas de destrucción, pero en el resto de México disminuyó su poder y relativizó los daños, sin provocar víctimas fatales. (Foto: Agencia AP).

Anuncios apocalípticos acerca de las terribles consecuencias que acarrearía a su paso por México el huracán Patricia perdieron fuerza este domingo, cuando agencias meteorológicas de Estados Unidos confirmaron que el fenómeno no alcanzará el máximo nivel de potencia debido al efecto disuasivo causado por macizos montañosos elevados en las zonas costeras.

Las montañas oficiaron de parapeto a decenas de poblaciones del centro de México, entre ellas famosas playas turísticas, que estaban en el camino de destrucción del huracán, que ahora ha adquirido el rango de tormenta, y en algunos puntos su categoría descendió al nivel 1, aunque sigue la alerta acerca de la posibilidad de que se generen grandes inundaciones y lluvias torrenciales, sin víctimas fatales.

Patricia ha sido calificado como el huracán más potente de la historia de México y del hemisferio occidental, pero los daños que causó han sido mucho menores de los que se esperaban, debido a su debilitamiento al tocar tierra, hasta transformarse en una depresión tropical.

El huracán apareció el viernes por la tarde en la costa occidental de México, a una velocidad de 266 kilómetros por hora, con un registro de categoría 5, la mayor en la escala Saffir-Simpson.

“Quien salga de su casa después de las 14:00 horas difícilmente regresará”, vaticinó ese día por la mañana el gobernador del estado de Jalisco, Aristóteles Sandoval.

En Puerto Vallarta, sitio turístico, desalojaron a cerca de 15.000 turistas, que fueron trasladados a Guadalajara, la capital de Jalisco.

“No hubo grandes destrozos. Puertas, algunas ventanas, techos ligeros, ese tipo de cosas, pero nada que pusiera en peligro nuestras operaciones”, expresó un agente de viajes.

En la otra cara del fenómeno, las zonas de máximo riesgo suspendieron el suministro eléctrico y los servicios de transporte, procediéndose al desalojo de millares de personas como medida de prevención.

Patricia fue el huracán más peligroso jamás registrado en México, y una de las tormentas tropicales más potentes de su historia, pero no ha dejado víctimas mortales hasta el momento.

“Los primeros informes confirman que los daños han sido mucho menores de lo que se esperaba para un huracán de esta magnitud, informó este sábado el dijo el presidente de México, Enrique Peña Nieto.

Lejos de declarar el cese del peligro, el servicio meteorológico mexicano alertó este domingo que en días sucesivos, especialmente lunes y martes, podrían registrarse deslaves, deslizamientos de laderas, desbordamientos de ríos y arroyos, a más de daños de variada magnitud en caminos y tramos carreteros, así como inundaciones en zonas bajas.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.