Mientras destituían a Lugo, el MIC devoraba combustible

Francisco Rivas, ex ministro del MIC, vinculado a casos sospechosos de corrupción durante la era Lugo. 

Irregularidades que en algún caso implicarían lesión de confianza, entre otros delitos, fueron registrados en el Ministerio de Industria y Comercio durante la gestión de los ex ministros liberales Francisco Rivas y Diego Zavala.

El informe final de la Contraloría General de la República menciona casos recurrentes de transgresiones a normas de procedimientos contables y administrativos, especialmente en la transferencia de recursos bajo la modalidad de asistencia técnica, que configuran irregularidades sancionadas por la Ley de la Administración Pública.

En junio y julio del 2012, el MIC utilizó combustible por valor de G. 114 millones, sin emitir las obligatorias órdenes de trabajo, y tampoco ha utilizado el libro de registro de dichas órdenes foliadas y rubricadas por el ministro de la cartera.

También existen órdenes de trabajo con datos incompletos, teniendo en cuenta que existen informes imprescindibles para el control de la utilización de combustible de los rodados, como por ejemplo kilometrajes de salida, de llegada y total recorrido.

A más de ello, la Contraloría observa que las comisiones de trabajo son muy generales y no especifican qué actividad van a realizar.

Lo llamativo del caso es que las irregularidades detectadas ocurrieron en junio y julio, coincidentes con momentos candentes de la gestión de Gobierno del entonces presidente Fernando Lugo, quien terminó siendo destituido vía juicio político.

“Habrá que ver en qué eventos técnicos fue utilizado realmente esa gran cantidad de combustible, más aun teniéndose en cuenta que las actividades públicas prácticamente quedaron en suspenso en ese tiempo difícil para el Gobierno”, observó un técnico contable consultado por La Mira.

Añadió que no debería extrañar que hayan sido destinados a campaña política, en vistas a que se daba por descontado que Lugo sería echado del cargo a raíz de los trágicos sucesos de Curuguaty, y los liberales no veían la hora de acceder al poder luego de 5 décadas de llanura.

La fuente no descartó que los combustibles hayan ido a parar a negocios particulares de los ex popes del MIC, todos ellos vinculados a actividades comerciales o productivas.

“Todo es posible suponer cuando los administradores se rigen por normas explícitas de la Administración Pública, pero a la hora de la verdad se hacen de los tontos o miran para otro lado, escudándose en falacias como la urgencia ante la necesidad de evitar la burocracia”, interpretó también el técnico.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.