Mega escándalo arrastra a la Volkswagen a un desprestigio histórico

Lujoso vehículo Passat, de la Vokswagen, tal como fue presentado en Estados Unidos y que ahora está en el centro de la tormenta luego de que se descubriera que la marca falseó datos para pasar las rígidas normas medioambientales, acumulando un desprestigio sin precedentes.

La gigante y mítica automotriz alemana Volkswagen se ha posicionado en el epicentro de un escándalo internacional que puede arrastrar a la empresa a perjuicios colaterales de consecuencias imprevisibles luego de que autoridades de Estados Unidos descubrieran que falsificó información para eludir los rígidos controles ecológicos de sus vehículos, posiblemente con el ánimo de ahorrar divisas que ahora le costarán una multa de 18.000 millones de euros, reconocieron autoridades de la misma multinacional.

Según los informes, la marca estrella de la industria automotriz germana, y una de las más emblemáticas del mundo, falseó durante años informaciones sobre emisiones de gases contaminantes de varios de sus modelos para homologar sus modelos en Estados Unidos luego de sortear los duros controles.

La Agencia de Protección Medioambiental (EPA por sus siglas en inglés) y el estado de California acusaron al Grupo y anunciaron la revisión inmediata de 482.000 automóviles.

La EPA señaló en un comunicado que el holding usó un software en modelos 2009 a 2015 dotados con motores diesel de cuatro cilindros que evita las regulaciones sobre emisiones de contaminantes.

El software detecta cuando el vehículo está siendo examinado para comprobar que cumple las regulaciones federales y estatales sobre emisiones, y de esa forma pueda ser homologado y comercializado en el mercado estadounidense.

Los interventores señalaron que las emisiones reales de óxidos de nitrógeno detectados en los vehículos de Volkswagen son 40 veces superiores a lo permitido. 

En total, las autoridades estadounidenses detectaron irregularidades en 482.000 unidades, que también afectan a los de la marca Audi, fabricados por el Grupo Volkswagen.

El grupo informó este lunes que había detenido la venta en ese mercado de todos sus vehículos diesel.

Los modelos que presentaron las fallas son Audi A3, Volkswagen Jetta, Beetle, Golf y Passat, que se hayan fabricado y comercializado desde el 2009 hasta este año en sus versiones diesel, y que representan el 25 por ciento del mercado de consumidores de Estados Unidos.

La “mala nueva” para la marca se conoció el sábado, pero el golpe le llegó el lunes, luego de que en tan solo tres horas perdiera 20.000 millones de euros de capitalización bursátil.

VW enfrenta riesgo de multas de hasta 37.500 dólares por vehículo por las violaciones detectadas, y otras demandas particulares que pueda enfrentar de parte de cualquiera de los 482.000 dueños de los modelos involucrados que se sientan estafados.

Luego de desencadenarse el escándalo, el presidente de Volkswagen, Michael Horn, admitió públicamente que el comportamiento del Grupo fue en contra de sus valores, y que su accionar al evadir controles marcó una pérdida de confianza en la marca.

“La hemos cagado por completo. Hemos sido deshonestos con la EPA -la agencia de protección medioambiental norteamericana-hemos sido deshonestos con el consejo de la ARB -la agencia que se ocupa de la calidad del aire en California- y hemos sido deshonestos con todos ustedes. Este tipo de comportamiento va totalmente en contra de nuestros valores”, expresó el alto ejecutivo alemán.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.