Matanza reabre polémica sobre ley de portación de armas en EE.UU.

Fusil de asalto del Ejército de Estados Unidos utilizado por el asesino de Orlando para consumar los crímenes. La pregunta aún sin respuesta es cómo un país tan adelantado puede otorgar permiso a civiles para matar.

La utilización de un arma de guerra adquirida legalmente en un comercio abierto por parte del criminal que mató a tiros a 50 personas en un club gay del Estado de Florida puso de nuevo sobre la mesa de discusiones la controvertida ley federal que permite a civiles comprar armas para la defensa personal.

Para muchos estadounidenses, se trata de una disposición jurídica de doble filo, teniendo en cuenta que el recurso legal permite a los ciudadanos tener a mano un dispositivo de defensa para casos de peligro físico y aun social, mientras se aguarda la intervención de la policía.

En el lado crítico, la ley de portación de armas otorga carta blanca para consumar delitos o crímenes, e incluso actos terroristas, tal como es calificado el ataque perpetrado por Omar Mateen, de 29 años, muerto en una balacera con la policía luego de disparar a mansalva en un club de gays de la zona de Orlando y dejar un saldo de 50 fallecidos y 53 heridos.

El caso generó la condena internacional, inclusive del gobierno de Paraguay, mientras los estadounidenses lamentan el hecho de que un civil tuviera tanto poder de fuego para perpetrar la peor matanza en ese país después de los atentados del 11-S en el 2001.

Los detalles del crimen inundan los medios de prensa y redes sociales, y las autoridades de Estados Unidos se ponen a buscar respuestas más profundas para la demanda de seguridad ciudadana en un país que, según el propio presidente Barack Obama, está en guerra contra el terrorismo internacional.

En medio del terror colectivo, llama la atención la facilidad con que los ciudadanos pueden adquirir un arma legal, pero hasta el momento no hay explicación sobre el argumento utilizado por el asesino para comprar un arma de guerra, utilizado por el Ejército de Estados Unidos con la denominación de M16.

Actualmente es el fusil semiautomático más comprado por los civiles para su autodefensa, como les permite la segunda enmienda de la Constitución Nacional.

De acuerdo a los datos, con este mismo tipo de fusil de asalto se perpetraron también las masacres de Colorado y Connecticut en el 2012.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.