Más evidencias de tragada de dinero en la Municipalidad de Emboscada

Esta calle está ubicada en plena zona urbana, a la entrada de Emboscada. Decenas de arterias similares y en peores condiciones se extienden a lo largo y ancho de la ciudad, mientras el intendente es señalado de dilapidar fondos, destinados en los papeles a mejorar este tipo de cosas.

La Contraloría General de la República halló más evidencias de irregularidades en la administración del intendente municipal de Emboscada, Jacinto Raúl Peña.

De acuerdo al informe del examen especial a la ejecución de recursos transferidos por Hacienda a esa comuna, el titular municipal adquirió una motoniveladora de la firma San Francisco de Asís por la suma de 300 millones de guaraníes, pero la operación no fue registrada en la ejecución presupuestaria como deuda flotante.

A más de ello, el dinero no aparece registrado en el sitio Cuentas a Pagar, del Balance General.

La intervención del órgano de control del Estado permitió develar igualmente que la administración Peña no registra como deuda adquirida cuentas a pagar por la suma de 129 millones de guaraníes.

Estos hechos evidencian la falta de presentación, en forma razonable, de las cuentas contables de la Municipalidad, en transgresión a la Ley Nº 1535/99 “De administración financiera del Estado”.

El examen especial, que estuvo a cargo de la Dirección General de Control de Organismos Departamentales y Municipales de la CGR, también informó que la administración municipal de Emboscada no generó comprobantes de ingresos por las transferencias recibidas en concepto de Fonacide y de Royalties.

En el caso del Fondo Nacional de Inversión Pública y Desarrollo, no ha podido justificar inversiones o gastos por valor de G, 1.161.769.435.

Tampoco generó comprobantes de ingresos por las facturas recibidas en concepto de Royalties por valor de 1.698.279.006 guaraníes, en violación a la misma Ley de Administración Financiera del Estado.

Emboscada es una comunidad de gente laboriosa que desarrolla actividades en un 50 por ciento en Asunción, ubicada a 35 kilómetros del lugar.

La población restante se dedica a labores domésticas y en los limitados puestos públicos, en el caso de las mujeres.

Los hombres de los sectores más populares ganan el sustento diario con la explotación de las decenas de canteras de piedra bruta diseminadas por toda la zona.

Los que salen de la ciudad para trabajar retornan de noche, por lo cual no tienen posibilidades de participar de la dinámica de gestión municipal, que de esta manera tiene las manos libres para actuar sin oposición.

De acuerdo a los datos, la responsabilidad municipal no tiene hoja de ruta, sino se plasma de acuerdo a los intereses político-partidarios del intendente liberal, en un escenario donde la oposición colorada oficia de simple espectadora y no participa en las decisiones y denuncias.

Un ejemplo de ello ha salido a luz con el informe de la Contraloría General, que devela el nivel de derroche de los fondos públicos y el grado de corrupción a través de la violación, por premeditación o desconocimiento, de normas obligatorias de manejo administrativo.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.