Mandan a la China a Cristina

Cristina no deja de sorprender de alguna manera a los argentinos como producto de su incontinencia verbal, que en el caso Nisman le ha valido un pedido de la justicia de limitar sus apreciaciones y calificaciones por entenderse como un supuesto intento de direccionar la causa.

Envuelta en un escándalo de proporciones por el asesinato del fiscal Alberto Nisman, la presidenta de Argentina, Cristina Kirchner, vuelve a estar en las primeras planas de la crítica de su país luego de descargar su proverbial incontinencia verbal en su sitio social para ensayar una broma sobre sus ocasionales anfitriones de China, donde se encuentra en misión oficial.

“Aloz”, en referencia a arroz, y “petlóleo”, en vez de petróleo, tuiteó tal vez denotando su buen estado de ánimo, que los chinos pasaron por alto pero no sus compatriotas, que desde la distancia comenzaron a tirar dardos venenosos haciendo puente con el caso Nisman.

Cristina ha firmado 105 convenios de cooperación, que según afirma significarán una inversión global récord de 19.000 millones de dólares y potenciará sectores productivos de una Argentina donde, según la crítica, el aparato productivo ha sido desmantelado por el matrimonio Kirchner.

Observadores hacen hincapié en la trascendencia del viaje por el lejano oriente, que al mismo tiempo sirve para descomprimir por el momento la fuerte presión que soporta el Gobierno por su presunta vinculación en el crimen de Nisman.

La crítica argentina alega tener motivos para desconfiar de una “conexión oficial” en el caso, desde el momento que el representante del Ministerio Público arrastraba amenazas contra su vida y el Gobierno se encargaba de su seguridad y custodia a través del SIDE (sistema de inteligencia estatal) manejado por el oficialismo en el poder.

Las sospechas aun van más adelante si se tiene en cuenta que Nisman iba a presentar acusación y pedir la detención de la viuda de Kirtchner por su presunta participación en un plan criminal para apartar de la causa a 10 imputados iraníes por el atentado contra la AMIA y dejar el caso sin culpables.

A cambio de ello, Irán iría a acordar varios acuerdos de cooperación para el comercio y desarrollo de Argentina, como de hecho se ha consumado por encima de la institucionalidad estatal con el involucramiento de terceros, en una práctica que le ha valido al Gobierno ser comparado con un boliche de barrio.

El escándalo Nisman ha acaparado la atención de los argentinos en plena temporada de verano, elevando a niveles récord el ránking de audiencia, incluso de programas mediáticos de la farándula que debieron aggionarse a la preferencia mayoritaria para emitir novedades que surgen a diario.

En medio de todo esto, el Gobierno ha estrechado filas en torno a la figura de la presidenta.
Referentes históricos del peronismo en el poder hacen campañas coordinadas para denunciar un supuesto plan de desprestigio originado en la oposición, con la ayuda de Estados Unidos, un discurso calcado de gobiernos bolivarianos afines a la ideología de izquierda que maneja el país.

 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.