Las tierras de Favero como botín de guerra en carpas de la oposición

Beltrán Macchi, presidente de Feprinco y la CNCSP. «Los senadores que votaron a favor de la expropiación de tierras de Favero le hacen un tremendo daño al país y a sus ciudadanos”.

El sector empresarial está sorprendido por las decisiones que algunos miembros de la Cámara de Senadores han tomado “de manera absolutamente irracional” y “con el único objetivo de demostrar su fuerza a la contraparte en la contienda electoral”, afirmó Beltrán Macchi, presidente de la Federación de Producción, la Industria y el Comercio (Feprinco).

Macchi, quien también oficia de titular de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios del Paraguay (CNCSP), expresó que “cuando se hace uso abusivo de la autoridad y se pasa por encima de las leyes vigentes, desde cualquier poder del Estado, se daña tremendamente la confianza, y, cuando no hay confianza, la economía sufre y se deteriora”.

Consideró “fundamental” el respeto al orden legal establecido, y mencionó explícitamente que en el caso de la expropiación de tierras de Tranquilo Favero, “se pasaron por encima de todo el ordenamiento legal que regula estas expropiaciones”.

Para el directivo privado, Paraguay debe mantener el Estado de Derecho, preservar y mejorar su institucionalidad y presentarse al mundo como país serio y confiable.

Apuntó que los senadores que votaron a favor de la expropiación de tierras de Favero, “le hacen un tremendo daño al país y a sus ciudadanos”.

La posición de Feprinco y la CNCSP coincide con la postura adoptada por la Cámara Paraguaya de Exportadores y Comercializadores de Cereales y Oleaginosas (Capeco), que a través de un comunicado manifestó su rechazo a la media sanción de Senadores a la expropiación de 11.681 hectáreas de tierras ubicadas en Ñacunday, Alto Paraná, propiedad del productor brasiguayo (brasileño naturalizado paraguayo).

“Se trata de una decisión apresurada, sin sustento legal y técnico, que expone al mundo la imagen de un país poco serio e irresponsable”, señala el gremio sojero, tras considerar también “lamentable” porque “pone en vilo la fortaleza del país para la generación de alimentos”.

La propuesta de expropiar parte de la propiedad de Favero fue presentada por el senador de izquierda Sixto Pereira, quien mencionó la necesidad de asentar en el lugar a más de 100 familias campesinas de la zona que no tienen tierras.

Según versiones, el pedido sería parte de un presunto pacto político entre el Frente Guasu, el Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) y un sector de la disidencia colorada, con el objetivo de cerrar filas en torno a la conformación de la próxima nueva mesa directiva del Congreso sin la presencia de referentes del oficialismo cartista.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.