La mujer que remueve la suciedad de la FIFA

Loretta arrastra una carrera marcada para ganar. Como fiscal general, investiga sonados casos de mafia, terrorismo y corrupción, entre ellas el escándalo FIFAgate, donde ha metido la mano para sacar la suciedad de una saga que recién comienza.

Se llama Loretta Lynch, y saltó a la palestra de la fama por meter la mano en los recovecos oscuros de la FIFA y exponer la suciedad de un entramado de corrupción que ha permeado los “sistemas de control” de la propia entidad durante más de 20 años, lapso en el cual ha generado múltiples multimillonarios que han negociado a espaldas de millones de fanáticos.

¿Pero quién es realmente esta mujer?

El diario El País, de Madrid (España), narra en detalles aspectos destacados en la vida personal, profesional y pública de una víctima de la segregación racial en Estados Unidos, que rompió esquemas y paradigmas para plantarse como fiscala de Nueva York, donde investiga casos de corrupción, terrorismo y mafia.

Hija de un pastor evangélico, se convirtió en la primera afroamericana en ocupar el puesto de fiscal general de Estados Unidos, avalada por una sólida formación en Derecho de la Universidad de Harvard.

Cuenta El País que el pasado 3 de diciembre, cuando expuso la segunda fase de acusaciones de corrupción contra 16 altos dirigentes de la FIFA (entre ellos el paraguayo Nicolás Léoz), dirigió expresiones contundentes.

“El fraude a la confianza aquí es indignante; la escala de la corrupción es inadmisible y el mensaje de hoy debería ser claro para cualquier culpable que permanezca en la sombra, esperando a librarse de nuestra investigación: no escapará de nuestro foco”, dijo Lych en declaraciones publicadas por el diario español.

Aclara que la fiscala lideró la macro investigación sobre la FIFA -en un país donde el fútbol es un deporte minoritario- porque algunas de las operaciones irregulares que significaron millones de dólares en fraudes y otro tipo de figura delictiva se realizaron a través de bancos estadounidenses.

En sus ocho meses como fiscal general se ha enfrentado a casos de afroamericanos muertos por disparos policiales y los tiroteos masivos de los llamados lobos solitarios.

En su escuela de Durham, mayoritariamente de alumnos blancos, sacó tan buena nota en una prueba que los profesores desconfiaron y le pidieron que la repitiera: lo hizo y mejoró la puntuación, destaca El País.

De hablar firme y sereno, ha dejado con enorme expectativa a la crítica mundial luego de expresar contundente que “la investigación recién comienza”, al aludir a la saga del escándalo FIFAgate y la posibilidad de establecer sentencias inéditas que, con seguridad, marcarán un antes y un después de la vida institucional de la matriz mundial del fútbol.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.