La estabilidad económica como oasis en la gran incertidumbre

Seguimos empeñados en afectar seriamente la incipiente institucionalidad del país y con ello ahuyentamos la inversión, desaprovechando la oportunidad de consolidarnos como un pequeño oasis en un gran desierto, afirmó el sociólogo.

Una de las consecuencias de la incertidumbre económica y política internacional estaría vinculada con los flujos de capitales, haciendo que los inversionistas se vuelvan más selectivos en el momento de decidir la radicación de inversiones en un determinado país, afirma el sociólogo Diego Duarte.

Añade que es allí donde, en un escenario más complejo, podrían surgir oportunidades para países como el Paraguay, que han estado emitiendo señales de estabilidad macroeconómica y potencialidades que normalmente son valoradas por inversionistas de diferentes latitudes y segmentos de negocios.

En la revista Economía y Sociedad, del Centro de Análisis y Difusión de la Economía Paraguaya (CADEP), el experto destaca que seguimos empeñados en afectar seriamente – por intereses particulares o sectarios, principalmente de la clase política- la incipiente institucionalidad del país emitiendo señales negativas o incoherentes de forma casi diaria.

“Con ello ahuyentamos o desincentivamos a cualquier inversionista local o internacional, y desaprovechamos la oportunidad de consolidarnos como un pequeño oasis en un gran desierto, de la mano de la mencionada estabilidad económica y potencialidades”, agrega.

El sociólogo subraya que cuando un inversionista o analista consulta nuestros medios de prensa o accede a otras fuentes de información sobre el país, probablemente se sorprenda con las noticias que cotidianamente surgen del débil apego a las reglas de juego esenciales en la democracia y en la economía, que finalmente brindan previsibilidad para la toma de decisiones.

“Con las decisiones o señales que emitimos, terminamos desincentivando el crecimiento o habilitación de empresas y la instalación de infraestructura, colocando en riesgo las calificaciones de riesgo país a nivel internacional”, apunta.

Duarte sostiene que también “limitamos la capacidad de financiamiento, inhibimos la creación de mercados para las innumerables pequeñas y medianas empresas de nuestro medio y, lógicamente, afectamos la creación de empleo en un país de elevada población joven que precisa dramáticamente oportunidades laborales”.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.