Juicio político “con piolita” a cuestionado ministro de la Corte

Blanco cometió mala praxis como ministro de justicia, afirma el libelo acusatorio que a muy pocos convenció, según se desprende del apretado quórum y la posición abiertamente contraria al juicio adoptada por referentes liberales.

En una decisión polemizada por el apretado quórum y la posibilidad de fracaso por las posiciones encontradas manifestadas en sesión, la Cámara de Senadores resolvió este miércoles someter a juicio político al ministro de la Corte Suprema de Justicia, Sindulfo Blanco, quien según el libelo acusatorio incurrió en casos de mala praxis, entre algunas irregularidades en las que están envueltos otros dos ministros judiciales que también deberán sentarse en el banquillo de acusados.

Apenas 27, de los 45 miembros del Senado, estuvieron presentes en la sala de sesiones para escuchar los detalles de las acusaciones contra Blanco.

Los 19 senadores restantes habían anunciado con antelación su decisión de no acompañar el juicio por considerar que no existen condiciones apropiadas, sino intereses creados que nada tienen que ver con los argumentos jurídicos expuestos en comisión.

El diputado Ramón Romero Roa, acérrimo defensor del juicio político, afirmó que el Poder Judicial necesita ser reformado de forma imperiosa, teniendo en cuenta la descompensación que viene sufriendo en materia de calidad de justicia desde hace años, de la mano de ministros incompetentes, entre tantos otros calificativos.

Abordado por la prensa destacada en el Congreso, el legislador oficialista aclaró que la destitución de ministros de la Corte no resolverá los graves problemas de fondo del Poder Judicial, “pero por algo hay que empezar”.

“La clase política debe reivindicarse con la ciudadanía”, dijo, al defender la remoción vía juicio político de los ministros Blanco, César Garay y Miguel Óscar Bajac.

Esta misma posición adoptaron en su momento el presidente del Congreso, Mario Abdo Benítez, y otros referentes de peso del Partido Colorado en el poder, mientras líderes liberales como Julio César Franco apoyan la gestión de su correligionario Blanco y afirman que no darán su voto “por la condena”.

Poco antes de abandonar el Senado, el diputado Roa insistió en la necesidad de depurar el cuadro de integrantes de la Corte Suprema de Justicia y señaló que la “dictadura judicial es peor que la dictadura militar”.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.