Interpelación a ministro escondería otro “escarmiento” a Cartes

Finalmente, luego de varios intentos frustrados, senadores aprobaron sentar en el banquillo de acusados al intocable ministro de Cartes, señalado de inoperante e ineficiente en la lucha contra la mafia y la inseguridad.

La Cámara de Senadores aprobó este jueves la interpelación del cuestionado ministro del Interior, Francisco José De Vargas; el ministro secretario de la Secretaría Nacional Antidrogas, Luis Rojas, y el viceministro de Seguridad Interna (dependiente de Interior), Javier Ibarra, señalados de tener participación en un caso de generación y filtración del audio de Ezequiel De Souza, un narcotraficante condenado que fue entrevistado por los senadores Arnaldo Giuzzio y Arnoldo Wiens en noviembre del año pasado.

El audio, al que tuvo acceso un medio de prensa de Asunción, implica a autoridades de gobierno, jueces, fiscales y policías en casos de tráfico de droga.

El relato del narco levantó polvareda y sacudió las esferas del poder, cuando este aún no se reponía de sucesivos escándalos de corrupción pública, sumado a los intríngulis de la campaña política interna del Partido Colorado, que se presenta reñida y con pronóstico reservado.

La aprobación de las interpelaciones a las tres altas autoridades nacionales generó sorpresa, más aun en sectores del propio entorno de Gobierno que tildan de “intocables” a quienes, en fecha a determinarse, deberán prestar largas declaraciones en calidad de acusados.

El observatorio político coincide en que, más allá de la importancia de sentar en el banquillo a De Vargas, Rojas e Ibarra, se percibe la intención de cercar al presidente Cartes y ofrecerle un “escarmiento” político, después del fuerte golpe propinado por colorados contestatarios y la oposición al oficialismo cartista en la conformación de nuevas autoridades del Senado.

Un hecho que no pasó desapercibido es que las tres autoridades convocadas a interpelación fueron, en su momento, fiscales antidrogas, quienes desembarcaron con todos los honores en el “nuevo rumbo”, de la mano de Cartes.

Los senadores proponentes de la interpelación evitaron enfocar las causales por el lado de la persecución política y, menos aún, como una demostración oculta de rechazo a la lucha contra el negocio de la droga que involucra a referentes de los tres poderes del Estado, según la denuncia del narco De Souza.

La oposición en el Senado, al que se han sumado referentes del G-15, celebró este jueves la aprobación de la interpelación, en la trastienda de pedidos congelados de someter al mismo trato parlamentario a tres ministros de la Corte, quienes permanecen escondidos, aunque inseguros, prendidos a los sacos de políticos.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.