Indignada de servicio público de salud cumple 57 días de huelga

La huelguista se mantiene firme en su medida extrema de privarse de alimento sólido, hasta que se concedan las reivindicaciones populares y se instale un sistema de atención digna a la ciudadanía de Nueva Colombia.

Rafaela González de Bareiro cumple este lunes 57 días de huelga de hambre, en demanda de mejora en el pésimo servicio que brinda el puesto de salud de la comunidad de Nueva Colombia, departamento de Cordillera.

En todo este tiempo, la ciudadana se ha mantenido firme en su decisión de acudir a la medida extrema, bajo riesgo de vida, para que las autoridades sanitarias, del Poder Ejecutivo y Legislativo escuchen los reclamos de la población, inéditamente unida en torno a la causa común.

La huelguista ha señalado que no bajará la guardia para suspender o levantar su sacrificio, hasta que se hagan realidad las promesas de las autoridades, específicamente la directora de la 3ª. Región Sanitaria, Doricel Ferreira de Salazar, y el intendente municipal local, Nelson López, quienes repetidas veces afirmaron que solucionarán el problema generado, lo cual no ha ocurrido.

En medio del negro panorama que pone aun más firme al pueblo colombiano, estos días se apersonó en el puesto sanitario el gobernador de Cordillera, Carlos María López, quien se entrevistó con la huelguista y le prometió evacuar lo más pronto posible las reivindicaciones sanitarias.

“Me dijo que personalmente va venir con la ambulancia y me sacar de acá tomada del brazo para alzarme a bordo del vehículo y lograr así que finalice mi huelga”, señaló González de Bareiro.

Tras resaltar la acción del ejecutivo departamental cordillerano, informó que este lunes el puesto de salud de Nueva Colombia amaneció con un lote importante de medicamentos para surtir la desnutrida farmacia.

“Envió remedios para diversas enfermedades por valor de 8 millones de guaraníes, más o menos”, expresó la mujer, poco antes de ser trasladada, con acompañamiento de un abogado, hasta el hospital regional de Caacupé para un chequeo médico, según se informó.

Mientras, corre el plazo de 15 días que la Cámara de Diputados le concedió al Ministerio de Salud Pública para informar acerca de puntos específicos relacionados con la indignación de la ciudadanía de Nueva Colombia, que precipitó una reacción popular histórica y ejemplar.

En todo este tiempo, la cartera sanitaria se ha mantenido en silencio, en medio del repudio generalizado de pacientes potenciales que lamentaron la falta de sensibilidad y patriotismo del ministro Antonio Barrios para proveer el combo asistencial requerido, consistente en una ambulancia, más doctores y medicamentos.

Nueva Colombia cuenta con una sola médica para atender a 5.000 pobladores, en una muestra de la desidia y negligencia de las autoridades sanitarias para ofrecer respuesta a un derecho universal, consagrado por la Constitución nacional, a más de leyes, resoluciones e incluso ordenanzas que defienden la atención digna a la salud de la gente.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.