Indígenas abandonan la cultura de pedir para convertirse en microempresarios

Los nativos cuentan con equipos necesarios, capacitación adecuada y materiales de higiene para producir panificados de calidad que ayudan a la alimentación familiar y a generar ingresos en la lucha contra la pobreza.

Indígenas de la comunidad Kambay, en el departamento de Caaguazú, se despidieron de la pobreza y adquirieron el estatus de microempresarios tras dejar atrás la cultura de pedir para dedicarse a producir su propio pan, como fruto de la formación en oficios de algunas personas del lugar, ubicado a 15 kilómetros de la capital departamental.

El Ministerio de Industria y Comercio entregó este martes obras de infraestructura edilicia, maquinarias y equipos por valor de G. 245.301.000 para las familias de Kambay, en un acto que contó con la presencia del presidente Cartes, el ministro Gustavo Leite y directivos de la Asociación Rural del Paraguay.

Entre los presentes se encontraba la señora María Yolanda Moreno de Ruiz, presidenta de la Comisión de Acción Social de la ARP, señalada como meritoria trabajadora por los derechos de los pueblos originarios, y precursora del exitoso proyecto de desarrollo integral de las familias del lugar.

La millonaria ayuda del MIC se dio en el marco del Programa de Competitividad Microempresarial, que busca que las pequeñas empresas generen empleos e incrementen sus ingresos, entre otros objetivos.

Los indígenas capacitados para oficiar de panaderos producen galleta, coquitos y galletitas, que son destinados al consumo de la comunidad y también son comercializados para generar ingresos.

Las maquinarias entregadas por el MIC para la fabricación de panificados incluyen un horno turbo de 14 bandejas; tablero automatizado, refinadora de 60 cilindros, amasadora rápida de 25 kilogramos y cámara fermentadora.

Además, una mesa de acero inoxidable; felipera con motor de 1hp; rayador de pan; cortador de galleta, palito, coquito, y una batidora industrial.

La parte edilicia abarca una construcción de 62 metros cuadrados que incluye dos salones, salón con revestimiento de azulejo, depósito, piso cerámico, instalación sanitaria, vestidor, instalación eléctrica industrial e iluminación, toldo y marcos con puertas.

Los asistentes a la inauguración tuvieron la oportunidad de degustar los exquisitos panificados, producidos por los indígenas bajo normas de calidad, higiene y seguridad alimentaria.

La panadería constituye un componente del exitoso proyecto impulsado por la Comisión de Acción Social de la ARP, que busca el mejoramiento integral del nivel de vida de las familias de Kambay con el acceso a la salud, la educación y la atención preferencial a sus necesidades, sin más exclusión ni discriminación.

En medio de la alegría, recordaron este martes al Dr. Germán Ruiz Aveiro, ex presidente de la ARP, de quien dijeron que ha invertido su esfuerzo, sin reparar en sacrificios, para que el proyecto Kambay sea una bella realidad, que sirve de ejemplo exitoso de desarrollo comunitario en mancomunión de intereses, solidaridad y patriotismo.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.