Imputan por robo de 3 kilos de asado, pero no a acusado de “tragar” G. 3.000 millones

Peña se maneja tranquilo en el cargo y no es molestado para nada por la administración de justicia, donde debe aclarar casos de presunto enriquecimiento ilícito y lesión de confianza por montos siderales de recursos públicos.

En el país de la ineficiencia, la corrupción y la impunidad, fue imputado un ciudadano que fue denunciado por su patrón de haber robado 3 kilos de asado, pero el Ministerio Público no actúa con la misma rapidez para imputar al intendente municipal de la ciudad de Emboscada, Jacinto Raúl Peña, señalado por la Contraloría General de una presunta tragada de G. 3.042 millones, provenientes de fondos públicos de Royalties y Fonacide.

El hecho fue calificado como “vergüenza” por integrantes de la asociación civil Contraloría Ciudadana de Emboscada, que ponen en tela de juicio la responsabilidad del Ministerio Público para investigar la corrupción sin discriminación y con un criterio imparcial que tenga en cuenta la declaración de la Constitución Nacional que dice que todos los ciudadanos serán iguales ante la ley.

El informe de gestión de la comuna de Emboscada, asentado en una auditoría contable y administrativa, señala que en el año 2013 el intendente Peña no presentó documentación que avale la utilización de G. 3.042 millones.

Los enormes recursos fueron proveídos a esa municipalidad de segunda categoría para el desarrollo de su precaria infraestructura, especialmente en salud, educación y caminos adecuados, pero según los datos fueron derrochados por Peña y su equipo político liberal con fines presuntamente espurios que los ciudadanos piden investigar.

Hasta el momento, y pese al lapso transcurrido desde que el documento de la Contraloría General ganara estado público, el Ministerio Público no ha tomado intervención, a pesar de los enormes recursos supuestamente esquilmados.

Peña, quien en vez de documentación respaldatoria de gastos y erogaciones presenta excusas, es considerado como el hombre más acaudalado de Emboscada, donde cuenta con estación de servicios, flota de camiones y colectivos, establecimiento ganadero y empresas que, según se afirma, jamás lo hubiera obtenido con recursos legítimos.

Su enorme caudal financiero lo ha convertido en intocable, incluso para la justicia, donde duerme una imputación por delito ambiental en contra del intendente, quien monopoliza el cargo desde hace 15 años de forma consecutiva.

Con relación al ciudadano imputado por robar supuestamente 3 kilos de asado, la crónica el hecho señala que el hecho ocurrió en la churrasquería Rodizio, de Asunción.

Según abogados consultados, no procedía la acción de la fiscala Fátima Britos porque el daño supuestamente provocado no llega ni se acerca a los 10 jornales mínimos exigidos por la ley para generar imputación.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.