Imputación a dirigentes cooperativos mancha al sistema solidario

Gustav Sawatzky surge como cabeza del esquema de irregularidades detectadas en la cooperativa chaqueña por la fiscalía anticorrupción, que reveló detalles sobre evasión impositiva millonaria y funcionamiento de una financiera ilegal, entre otras irregularidades.

La imputación a 20 dirigentes de la Cooperativa Chortitzer Ltda. del Chaco paraguayo por millonaria evasión de impuestos, entre otros delitos relacionados al funcionamiento de un sistema de gestión de cobro y financiera ilegales, configura un antecedente negativo para el sistema de economía solidario, que se caracteriza por la transparencia en la utilización de los recursos de los asociados.

El Ministerio Público ha recabado elementos suficientes para sentar en banquillo de acusados a dirigentes históricos de la cooperativa chaqueña, entre ellos el conocido Gustav Sawatzky, involucrado en varios proyectos de desarrollo de millones de dólares que muchos asociados piden investigar en base a este precedente.

Sawatzky, como cabeza de otros 19 dirigentes imputados por el fiscal Fernando González, de Villa Hayes, deberá esclarecer ante el Ministerio Público detalles referenciales del funcionamiento de una agencia de préstamos que operaba paralela al sistema de operación financiera legal de la cooperativa.

La denuncia de un asociado, acerca de montos exorbitantes de intereses cobrados a los clientes, y recargos abusivos a los morosos, muchos de los cuales perdieron bienes y propiedades para cumplir con las duras condiciones de regularización, precipitaron la intervención fiscal.

A la acusación de funcionamiento ilegal del sistema de préstamos se suma el cobro abusivo de intereses, evasión de impuestos, usurpación de funciones y producción de documentos no auténticos.

La entidad investigada operaba bajo el nombre de “Asociación Waisenamt”, que tenía su oficina en el predio de la cooperativa Chortitzer, según el informe del caso.

La fiscalía cuenta con testimonios de clientes que confesaron haber sido obligados a pagar sus cuentas atrasadas bajo diversos tipos de amenazas, que en algunos casos eran simples chantajes, consumados con la ejecución de las garantías.

De esta manera, muchos menonitas en apuros que no pudieron cubrir sus compromisos vieron perder sus bienes y quedaron prácticamente en la calle, mientras la financiera mau incrementaba sus activos de forma espuria, mediante la acción contaminada de los directivos, según la investigación fiscal.

La Asociación Waisenamt representaba y gestionaba la sucesión de bienes de herederos incapaces hasta su mayoría de edad, percibiendo por los servicios administrativos el 0,8 por ciento del valor de los bienes de sucesión, y extendía sus servicios con préstamos a los asociados.

Solo en concepto de IVA, la firma menonita evadió más de G. 3.000 millones, por renta G. 6.120 millones y por tasa judicial no pagó G. 20.000 millones, los cuales suman unos 30.000 millones de guaraníes de evasión, según la investigación fiscal.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.