Hacienda investiga a estanciero que cobra pensión como “pobre extremo”

Establecimiento ganadero de Migdonio Cuevas, en la compañía Barrero. La rosca liberal que domina la Municipalidad de Emboscada logró que este estanciero cobrara pensión por tercera edad, en desmedro de decenas de abuelitos vilmente engañados.

La estantería municipal de la ciudad de Emboscada, a 38 kilómetros de Asunción, se vio sorprendida con la presencia en el lugar de una comitiva del Ministerio de Hacienda, encargada por esa secretaría de Estado de investigar casos de corrupción con recursos públicos, en los que estaría involucrada la armada liberal liderada por el intendente Raúl Peña.

Uno de los casos denunciados por la prensa, que investiga Hacienda, es el cobro de pensión para adultos mayores por parte de Migdonio Cuevas Torres.

Este ciudadano proviene de la cantera clientelista de los Peña, que manejan a gusto y paladar la Intendencia Municipal desde hace 19 años.

Cuevas Torres nunca debió figurar en la lista de pensionados porque cuenta con recursos para el sostenimiento familiar, en su calidad de hacendado.

Sin embargo, las autoridades comunales, encargadas por Hacienda para registrar a los ciudadanos que cumplan con requisitos taxativos establecidos en la ley correspondiente, no tuvieron empacho en inscribir y –se desconoce aún con qué artimaña- lograron que el correligionario recibiera su pensión sin contratiempos.

El caso de Cuevas Torres es totalmente opuesto a la triste experiencia que sufren decenas de abuelitos desamparados de la misma comunidad, quienes aguardan desde hace años la visita de censistas de Hacienda.

Estos funcionarios de la cartera financiera del Estado son responsables, en los papeles, de corroborar el listado que en su momento les envió la Municipalidad.

También deberían comprobar si los anotados cumplen con las exigencias, entre ellas haber cumplido 65 años de edad y demostrar situación de pobreza extrema, o de pobreza; no tener ingreso económico de ninguna naturaleza, y no depender directamente de otra persona para su mantenimiento.

En la práctica, esto no se cumple.

Se investiga el esquema operativo que permite a personas indebidas, como el estanciero Cuevas Torres, acceder a la condición de pensionado de la tercera edad, aunque cae de maduro el involucramiento, en grado protagónico o de complicidad, de las autoridades municipales de Emboscada.

Cuevas Torres tiene su estancia a 2 kilómetros de la ciudad, en la compañía Barrero, donde cuenta con cuatro estructuras de vivienda, potreros y animales variados como vacas, caballos, ovejas y aves de corral.

Tiene un nivel de vida holgado y cómodo, lejos de la condición de pobreza reclamada por Hacienda como mérito para el cobro de la pensión por tercera edad.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.