“Hace mucho que la situación está así, pero ha crecido con el narcotráfico”

El obispo cordillerano lidera la procesión de San Agustín, en medio de la algarabía de los fieles, quienes poco antes escucharon una homilía cargada de alusiones al atentado de Arroyito. «Paraguay se está desangrando inútilmente», dijo monseñor Giménez.

Monseñor Claudio Giménez, obispo de la diócesis de Caacupé y una de las principales autoridades del clero paraguayo, metió el dedo en la llaga del gobierno al criticar la situación declarada con el atentado de Arroyito y se preguntó qué tipo de país se está legando a las generaciones futuras.

“Por qué nuestro querido Paraguay tiene que seguir sangrando inútilmente”, se preguntó, y dijo enseguida que “hace mucho que la situación está así, pero ahora ha crecido con el narcotráfico”, sin referir detalles sobre este flagelo.

Fuentes militares externas afirman con conocimiento de causa que el EPP tiene vínculos cercanos con el negocio del tráfico de drogas e incluso algunos, como el coronel Aurelio Aquino, sostienen que la agrupación criminal técnicamente no existe, sino se trata de soldados al servicio de la mafia que consuman sus golpes al solo efecto de “limpiar el camino” a la droga.

En el marco de la celebración eucarística por la fiesta de San Agustín, patrono de la ciudad de Emboscada, monseñor Giménez inició su homilía con una recordación resumida de la vida del santo, y en un momento pidió que la feligresía “no se enoje, porque amerita” que el mismo haga alusión “como ciudadano” al atentado de Arroyito.

En ese sentido, mencionó que “la situación del país está cada vez más complicada, y esto va a continuar así si no lo paramos”.

“Hoy te mato a vos, y vos mañana me matás a mi; así no se puede construir un país, estamos equivocados”, alegó ante una multitud calculada en 3.000 fieles católicos provenientes de diversas ciudades del país e incluso del exterior.

Tras enunciar explícitamente la “masacre de Arroyito”, declaró en medio del ambiente festivo que “no se puede reflexionar con tranquilidad en estas condiciones”.

Hizo un llamado al pueblo paraguayo en su calidad de ciudadano, e insistió en que “no se puede seguir así, en el camino de la violencia y la muerte entre hermanos compatriotas”.

“Qué clase de país estamos legando a nuestros hijos. Mentalidad de hombres viejos y mujeres viejas. Ellos nos van a decir el día de mañana qué hicieron por nuestro país, y qué les vamos a responder”, apuntó ante la presencia de autoridades, entre ellas el gobernador de la Cordillera y el intendente municipal de Emboscada.

Recordó que en el Paraguay actual hay “muchos muertos, muchos asaltos, muchos robos”, y dijo que “otros países han logrado la paz, pero acá no”.

“Por qué no hacemos como Colombia o algunos países de América Central”, reclamó, en referencia a la necesidad imperiosa de lograr la paz sin más violencia en el Paraguay.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.