Fiscalía constata basura patológica y grave contaminación en vertedero mau

La fiscala Torres examina las evidencias de basura patológica encontradas en el basural que opera ilegalmente sin autorización de la SEAM. La propia representante del Ministerio Público generó un gran susto al ser pinchada accidentalmente por la aguja de una jeringa contaminada.

La Fiscalía de Delitos Ambientales realizó este jueves una sorpresiva intervención en un basural precario sin la obligatoria licencia de la SEAM ubicado en el entorno de la ciudad de Emboscada, 38 kilómetros al noreste de Asunción, donde se incautó de elementos que evidencian la utilización del lugar para la evacuación de basura patológica, prohibida por las leyes que regulan el tratamiento de desechos.

La comitiva fiscal de Asunción estuvo encabezada por la abogada Sara Torres, con el acompañamiento de técnicos de la Secretaría del Ambiente y de referentes de la Contraloría Ciudadana de Emboscada, conformada por el médico Óscar Cattebecke, el abogado Severiano Riveros y Esteban Zárate.

La representante del Ministerio Público fue informada por testigos acerca de la sugestiva intervención en el lugar de la Policía emboscadeña, que se incautó de evidencias de basura patológica tiradas en el basural y lo depositó en bolsas comunes que fueron alzadas en la carrocería de la camioneta con logotipo de la Comisaría 6ª. con el evidente propósito de trasladarlas a otro lugar.

“Evidentemente, querían deshacerse de una prueba contundente, utilizando para ello a la Policía, que tiene restringido este tipo de actividad, impropia para la responsabilidad institucional”, expresó un asistente fiscal que observó el hecho.

La fiscala Torres inspeccionó con cuidado el contenido de las bolsas y, con la ayuda del Dr. Cattebecke, descubrió que se trataba de decenas de jeringas punzocortantes, vías completas utilizadas para presuntas transfusiones de sangre, envases vacíos de medicamentos con variados nombres comerciales y vacunas vencidas.

En el combo también fue divisado un elemento punzante conocido como mandril, que según el médico presente puede causar daños gravísimos a personas que la manipulan sin conocimiento previo, especialmente niños que abundan por el lugar.

“Cualquiera de estos materiales tirados puede ocasionar perjuicios de salud a incautos, y también colaboran para contaminar el medio ambiente tornándola insalubre y, por tanto, impropia para la calidad de vida de los vecinos”, explicó el ex director del centro de salud local.

El abogado Riveros acompañó de cerca la intervención fiscal, tomando nota de las evidencias encontradas a libre disposición de personas interesadas en obtener algún trofeo, sin reparar en las consecuencias.

La propia fiscala interviniente experimentó en carne propia la probabilidad latente de imponderables al ser pinchada accidentalmente en un dedo de la mano por la aguja de una jeringa descartable contaminada, por lo que fue rápidamente socorrida por el doctor Catebecke, quien ordenó a Torres despejar cualquier riesgo aplicándose antitetánicos, tras aclarar que la herida no alcanzó vena ni arteria.

Los intervinientes realizaron posteriormente un recorrido por la propiedad de 1,5 hectáreas, detectando basura maloliente, pilas (altamente contaminantes) e incluso un kepi de la Policía Nacional, que tenía escrito en la parte interior: Viana Marcos Antonio. Jonny, que fue incluido en el acta fiscal para su posterior investigación.

 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.