Esposa de líder preso narra barbaridades del régimen venezolano

«Estamos a un paso de reivindicar la democracia en Venezuela», expresó Tintori en reunión con Diputados, como parte de una gira latinoamericana para pedir el acompañamiento de los países en las cruciales elecciones legislativas del domingo.

“Lejos de lo que dice la propaganda oficial, mi amado país de Venezuela se ha convertido en una tierra contaminada de odio, discriminación, persecuciones, carencia generalizada de productos y servicios, calumnias y otros síntomas de total desgobierno donde la seguridad es un lujo reservado para el régimen y sus adherentes esclavizados”.

Las expresiones de Liliana Tintori, esposa del encarcelado líder de la oposición venezolana Leopoldo López, radiografían la situación del otrora paraíso caribeño de cara a las elecciones legislativas del próximo domingo 6 de diciembre, la más estratégica en los 16 años de chavismo porque está en juego la continuación de la ideología bolivariana preconizada por el extinto presidente Hugo Chávez.

Sondeos de opinión otorgan por primera vez ventaja a la oposición, lo que ha sido interpretado por analistas como preludio de derrota para el oficialismo, que según Tintori ha sobrepasado en este tiempo todos los límites de tolerancia, manteniendo un esquema de poder en base al miedo, la intriga y las amenazas.

Tintori fue recibida este miércoles por autoridades de la Cámara de Diputados, a quienes explicó en pocas palabras el drama de Venezuela y pidió apoyo para reivindicar los años de lucha por la democracia participativa.

Según los datos, Senadores emitirá este jueves un comunicado a la opinión pública nacional e internacional, en la cual sentará postura crítica contra el régimen del presidente Nicolás Maduro y le reclamará garantía de voto para todos el próximo domingo.

El Congreso también tiene previsto crear una comisión especial para asistir y controlar las elecciones, a pesar de la negativa de Maduro de recibir a cualquier delegación que no sea de la Unasur (Unión de Naciones Sudamericanas) creada a instancias de Chávez con países afines a la ideología de la izquierda “bolivariana”.

Antes que un organismo encauzador de la democracia, Unasur es señalado como cómplice de las irregularidades del poder, negándose sistemáticamente a intervenir en casos declarados de atropellos a los derechos humanos, como el asesinato del líder opositor Luis Manuel Díaz y el encarcelamiento político de Leopoldo López.

Para ello, argumenta que Venezuela es un país soberano y cuenta con herramientas legítimas (el pueblo) para “luchar contra el capitalismo”, en referencia a Estados Unidos, su sombra negra a la que acusa de todos los males del país.

Sin embargo, Unasur no dudó en intervenir en Paraguay durante el incidentado caso de destitución del ex presidente Lugo.

En esa ocasión, dijo que “la democracia está en peligro”, pero ahora no opina lo mismo acerca de las graves denuncias que pesan sobre el gobierno de Maduro.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.