Escrache irreverente a Friedmann desnuda la precariedad del gobierno

Friedmann, el hombre que no terminó la secundaria nombrado en una cartera altamente técnica por Marito, es reprendido por tomateros que desnudaron la precariedad e improvisación del gobierno para con los trabajadores y la complacencia con los contrabandistas. Crédito: Diario La Nación.

Hartos de sinsabores en cadena, precipitados últimamente por la exuberante producción de tomates sin poder comercializarse debido al contrabando, productores de la comunidad de 3 de Febrero, departamento de Caaguazú, sometieron a un escrache impiadoso al ministro de Agricultura y Ganadería, Rodolfo Friedmann, poniendo al desnudo la degradación de la estructura de gobierno que debería estar conformada por personas probadamente idóneas y patriotas pero sin embargo se ha llenado de improvisados.

Despojado de cuidados protocolares, un ingeniero agrónomo que oficia de productor de la zona confrontó sin pelos en la lengua a Friedmann, sacándole en cara la situación penosa que enfrentan los trabajadores del lugar debido a la falta de respuesta del MAG a los reclamos generalizados, especialmente los relacionados a la comercialización de la producción.

De acuerdo a datos proveídos a los medios de prensa presentes en la reunión, millones de kilos de tomates listos para la venta se pudrieron en los cajones, y otros más colgados en los plantíos, por ausencia de compradores.

“¡Basta de promesas ministro!”, espetó irreverente el productor Derlis Martínez ante una platea enardecida y un alto representante del gobierno que no atinó a reaccionar.

Con voz de mando, Martínez exteriorizó la espina dolorosa que enfrentan sus pares de la región ante la fallida política de Estado de manejo rural, culpando directamente de la situación al contrabando.

El productor se refirió específicamente a la empresa Retail, propiedad de Antonio J. Vierci, conocido empresario paraguayo históricamente vinculado con la ilegalidad en variados rubros, entre ellos el contrabando, dirigido a surtir su cadena de supermercados, con un cordón umbilical consolidado con sucesivos referentes de peso del gobierno cómplices que le aseguran impunidad y silencio cómplice.

Los agricultores de 3 de Febrero se refirieron a la última chispa que generó la rebeldía, que según afirmaron se trata de 10 grandes camiones cargados con tomates de contrabando para Retail provenientes de Brasil, lo cual no fue confirmado ni denegado por el ministro, acorralado por los descontentos.

“Esto no es de ahora, sino una práctica que arrastramos desde hace años, sin que ningún ministro ofreciera solución, sino promesas sin contenido que al final terminan siempre por perjudicarnos enormemente, como estos tomates que ahora tenemos que tirar porque se pudren en los cajones por la falta de mercado”, rugió Martínez.

En un momento del encuentro, que se presentó oficialmente como diálogo, el tomatero mostró su parte pudenda desafiando a Friedmann a poner “huevos” en su gestión, específicamente en el combate al contrabando, recibiendo como respuesta vaguedades que los presentes calificaron como propias de un secretario de Estado absolutamente improvisado colocado por su amigo Mario Abdo Benítez como regalo a su condición de financista, despreciando a decenas de técnicos meritorios que, de esta manera, se han plegado a una decepción generalizada, con toda la secuela que este hecho genera en un sector rural castigado por el descuido.

 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.