Erradicar la corrupción, ignorancia y falta de trabajo para desterrar secuestros

«Los secuestros de Edelio y de Fehr son dos espinas clavadas en el corazón de los paraguayos», señaló Riera, tras cuestionar el sistema de seguridad nacional y recomendar al Gobierno librar «batallas» para garantizar el Estado de Derecho, la vida y la libertad de las personas.

Al cumplirse este martes dos años del secuestro de Edelio Morínigo y casi un año del cautiverio de Abrahán Fehr, el vicepresidente de la Asociación Rural del Paraguay, Dr. Manuel Riera, cuestionó con dureza la situación de inseguridad que reina en el país, el ambiente de temor en que los productores realizan su trabajo y la ineficiencia del Gobierno para poner fin a este estado de cosas, que se presenta con visos de continuidad indefinida.

“Es una espina clavada en el corazón”, dijo el alto directivo rural al referirse a Edelio, y recordó también al menonita que fue secuestrado el 8 de agosto de 2015.

Abordado por La Mira, sostuvo que el secuestro se trata de un agravio que degrada al ser humano y debería, en ese contexto, enfrentar el máximo rigor de oposición del Gobierno, para lo cual se necesita de voluntad política que en este caso no se percibe.

Señaló que para enfrentar con éxito la situación declarada, que pone en vilo la seguridad nacional y con ello la producción del país, el Gobierno debe enfrentar una «guerra» traducida en “batallas”, que debe comenzar por erradicar la corrupción.

“La primera gran batalla tiene que apuntar a la corrupción como blanco, especialmente dentro del sistema de seguridad, teniendo en cuenta que el flagelo se expande indefinidamente y perjudica a todos, incluida la cadena de la producción, que como se sabe es la base de la economía, las fuentes de trabajo y el desarrollo del país”, expresó Riera.

Señaló como “segunda batalla” la lucha contra la ignorancia.

En ese sentido, recordó que la educación es la mejor “arma” para mejorar la calidad de vida de las personas, y a través del trabajo digno desprenderse de prácticas perjudiciales como la delincuencia, que solo trae miseria, atraso, temor y otras señales de inseguridad en la sociedad.

La tercera batalla que debe combatir el Gobierno es la falta de trabajo, tanto en el sector público como en la iniciativa privada, expresó Riera.

Señaló como “secreto” el respeto al Estado de Derecho a través de la seguridad jurídica, y el respaldo irrestricto a la actividad productiva.

Reclamó “no más improvisaciones” en materia de seguridad, y pidió poner en práctica la “doctrina de la confianza legítima” para que el país marche sin más riesgo de que la gente se vea sorprendida en algún momento por más hechos de violencia contra sus derechos, entre ellos el derecho a la libertad, violada por el EPP y patentizada por los secuestros de Edelio Morínigo y Abrahán Fehr.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.