En un barrio con 87 casas, apenas 4 tenían conexión eléctrica regular

Imagen repetida hasta el cansancio en sectores intervenidos por la ANDE, que permite corroborar la persistencia del robo de energía eléctrica, en algunos lugares de forma industrial, generando con ello males mayúsculos, entre ellos el riesgo de muerte para los usuarios mau.

La vieja práctica de robar energía bajo variadas modalidades, especialmente la conexión directa al sistema de transmisión, persiste campante en todos los sectores de consumo del país, mientras los usuarios formales sufren a diario las consecuencias con cortes y pestañeos que transforman la dinámica de vida, convirtiéndola en muchos casos en un verdadero infierno.

Barrios enteros de la ciudad de Hernandarias fueron intervenidos estos días tras ser detectadas “industrias” de hurto de energía en esa zona del Este del país, que según las autoridades energéticas significan en el global millones de dólares en pérdidas y privan a la ANDE de proyectos y programas que buscan disminuir la indignación por el mal servicio.

Durante el último procedimiento, ejecutado con acompañamiento policial, fueron detectados en el barrio Fátima 83 conexiones directas, y solo 4 viviendas contaban con el suministro formal.

En el barrio Conavi, de la misma ciudad, fueron detectadas 16 conexiones clandestinas en el barrio Tabacalera Santa Teresa, que cuenta con 45 casas.

En los barrios Mariscal López y Puerta del Sol fueron intervenidas otras 10 acometidas (bajadas) conectadas de forma directa a la red de la ANDE.

El procedimiento para estas intervenciones consiste primeramente en la recepción de los reclamos en las agencias regionales o en el call center (160, opción 2).

Una vez identificadas las zonas donde se registran inconvenientes por sobrecarga en los transformadores, debido a las conexiones directas, las cuadrillas proceden a la desconexión de la red de distribución.

Para buscar una solución integral al problema, funcionarios de la ANDE inician el proceso de ingreso de los usuarios irregulares al sistema comercial de la institución, de manera fácil y flexible, a través del fraccionamiento de deudas o la presentación de  nuevas solicitudes de abastecimiento de energía eléctrica.

Este sistema permite introducir al sistema comercial de la ANDE a los nuevos clientes con el pago del costo normal de una nueva conexión, y según la carga instalada, pueden beneficiarse con la tarifa social.

Una vez lograda la regularización del 80 o 90 por ciento de los suministros existentes en un determinado barrio o asentamiento, se procede a la reposición del transformador en la zona y las conexiones de medidores correspondientes.

Sin embargo, en la generalidad de los casos las familias prefieren ahorrarse diligencias o pagos y acuden a la opción delincuencial con la conexión directa o clandestina, que a más de irregular es perjudicial, y se constituye en un peligro permanente, incluso de muerte.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.