“En este Gobierno, el servicio de salud se ha debilitado a extremos”

El diputado Duré afirmó que la salud pública está abandonada por el Gobierno, y anunció que la Comisión de Presupuesto que el mismo integra analizará la situación de cada ciudad del país para proceder al incremento financiero, pues «no creo que nadie diga que no necesita», alegó.

“No creo que ahora mismo haya un servicio que no necesite de la mano del Estado para mejorar la calidad de la atención de salud a la gente, y satisfacer la demanda de medicamentos y otros tipos de cuidado adecuado y oportuno”, afirmó el diputado nacional Milciades Duré.

Comentó que en el 2010, cuando el mismo se desempeñaba como gobernador del departamento de Cordillera, la administración a su cargo instaló una unidad de salud familiar, que hoy día no funciona.

“De las 43 unidades instaladas, apenas están en pie 23, lo cual, por si solo, da una idea de lo mal que se encuentra el tema de la atención sanitaria poblacional”, argumentó.

“Increíblemente, en este Gobierno el servicio de salud se ha debilitado a extremos, como puede observarse en este puesto de salud, plagado de precariedades”, dijo, en referencia al centro de atención sanitaria de la localidad de Nueva Colombia, 48 kilómetros al noreste de Asunción.

La población de 5.000 habitantes de esta zona cordillerana se encuentra en pie de guerra contra los gobiernos local, departamental y nacional, incluido el sector parlamentario, por no responder al reclamo generalizado de contar con un servicio de salud digno mediante cantidad y calidad de medicamentos, y más doctores para satisfacer la amplia demanda de pacientes pobres e insolventes.

A más de ello, reclaman una ambulancia para el traslado de pacientes críticos, especialmente accidentados y embarazadas a punto de gestación, que deben pasar humillaciones ante la falta del elemental medio de logística médica.

“A través de la Comisión Bicameral de Presupuesto vamos a estar viendo en cada ciudad la situación que experimenta la gente, a través de un relevamiento de datos, para hacer las evaluaciones y posteriores pedidos de incremento presupuestario para todos”, indicó el legislador.

Duré, acompañado del diputado Víctor González, visitaron a la huelguista de hambre en su lecho de reposo.

Rafaela González de Bareiro, madre de cuatro hijos, dijo que no abandonará su medida de fuerza hasta que sean cubiertas sus reivindicaciones, e incluso a partir de este lunes ha dejado de ingerir agua y también se niega a recibir asistencia médica o de cualquier otra índole.

“Si me muero, échenle la culpa al presidente Cartes”, dijo ayer la madre de familia, al cumplir 88 días de privación de alimento, levantando una ola de indignación ciudadana.

Señaló con dedo acusador al Jefe de Estado como responsable directo de la situación de precariedad en que se desempeña el puesto sanitario de Nueva Colombia, como secuela del marginamiento de las autoridades del Gobierno y de Salud Pública a los derechos del pueblo de recibir atención digna a sus necesidades de salud.

También lanzó artillería pesada contra los dos diputados que fueron a visitarla (Duré y González) y dijo que, a pesar de las promesas de pronta solución, “se nota que no tienen autoridad o poder de decisión para proveer una miserable ambulancia a este pueblo marginado y burlado”.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.