Empate técnico pone en apuros al kirtchnerismo en Argentina

El rostro de Cristina desmejoró aun más luego de que se revelaran los resultados de los nichos electorales más importantes, entre ellos el bastión de Buenos Aires, donde se dio la sorpresa con la ventaja de 4 puntos de la oposición por encima del delfín oficialista Aníbal Fernández.

Argentina tendrá que dirimir en otra votación al próximo sucesor de Cristina Fernández de Kirtchner, en lo que presagia ser una de las campañas electorales más intensas y picantes, teniendo en cuenta los grandes intereses en juego de un país que no termina de caer en las disputas ideológicas y una presidenta involucrada en escándalos y acusaciones de variado tenor.

Con el 97 por ciento de votos escrutados, el oficialista Daniel Scioli y el opositor Mauricio Macri no alcanzaron votos suficientes para evitar el balotage en las elecciones generales de este domingo.

Ahora deberán recurrir a una segunda vuelta que se presenta como para alquilar balcones, en medio de munición gruesa cargada de pólvora que amontonan los contendientes a la espera del momento crucial en que se sabrá quién será el próximo presidente del país sudamericano.

En la madrugada de este lunes, Scioli mantenía una ventaja de dos puntos sobre el ex presidente de Boca Juniors, y se estima que el resultado final no tendrá mayores variaciones.

El próximo presidente argentino deberá revitalizar la economía argentina, que enfrenta una época de turbulencias con la caída en el precio de las materias primas, elevados índices de inflación, trabas para el acceso a fuentes de crédito y financiación internacionales, y dudas sobre la capacidad de crecimiento del país.

Medios de prensa coinciden en señalar que la campaña por la presidencia de Argentina es una de las más peleadas y emocionantes desde que el kirchnerismo gobierna el país.

El balotage se realizará el próximo 22 de noviembre entre el candidato del oficialismo kirtchnerista Frente para la Victoria y el representante de la coalición opositora Cambiemos, que lidera el alcalde de Buenos Aires, Mauricio Macri.

En horas de la madrugada, luego de conocerse resultados que no irían a cambiar hasta el final, adherentes de Cristina salieron a las calles a cantar victoria, y señalaron que en una segunda vuelta van a demostrar el poderío de la agrupación preconizada por el ex presidente Néstor Kirtchner.

Partidarios de “Cambiemos” se manifestaron en términos similares y afirmaron que Argentina se encuentra en un momento histórico para cambiar 12 años de gobierno personalista y devolver al país la credibilidad perdida por culpa de Cristina, a quien acusan de perseguir al capitalismo inversor para favorecer a colectivos populares artificialmente ociosos con subsidios costeados por los que trabajan y aportan.

La sorpresa de la jornada fue la ventaja obtenida por la oposición en la provincia de Buenos Aires, considerado el mayor distrito electoral, donde la candidata de Cambiemos, María Eugenia Vidal, aventajaba por cuatro puntos al kirtchnerista Aníbal Fernández, actual jefe de Gabinete del gobierno nacional.

Si se confirma este resultado

De confirmarse este resultado, el peronismo perdería su hegemonía en una provincia que domina desde hace casi 30 años.

Para evitar una segunda vuelta, Scioli necesitaba ganar con el 45% de los votos, o por 40% con 10 puntos de diferencia sobre el segundo aspirante.

Sergio Massa, legislador peronista de la ciudad de Tigre, fue el tercer presidenciable más votado, y apunta a convertirse en hombre clave en la campaña para la reñida segunda vuelta.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.