Electorado aguarda un sincero abrazo republicano

Cartes y Marito se confunden en un saludo efusivo, interpretado por muchos como un abrazo de cocodrilo que podría volver a repetirse luego de las internas del domingo, aunque en esta ocasión el electorado aguarda sinceridad.

A falta de solo tres días para las elecciones internas del Partido Colorado, el electorado espera que el domingo se materialice un abrazo republicano entre vencedores y vencidos, como una muestra de fraternidad que se instale con fuerza en la ciudadanía paraguaya, que hace años arrastra síntomas de divisiones sectarias y posiciones encontradas que perjudican la atmósfera política nacional.

El abrazo más esperado es el que podrían darse, eventualmente, el presidente de la República, Horacio Cartes, referente principal del oficialismo en pugna por la presidencia de la Junta de Gobierno con el candidato Pedro Alliana, y el candidato de la disidencia, “Marito” Abdo Benítez.

Este último ejerce el cargo de presidente del Congreso nacional, y se ha bajado a la arena proselitista para defender la causa contestataria, que sorprende a la Asociación Nacional Republicana en un momento especialmente sensible, con dosis de virulencia verbal que amenazan tempranamente con degenerar en conflictos antes, durante y después de las elecciones que abarcarán todo el país.

El abrazo al que hacen referencia los correligionarios es el que se dieron Cartes y Marito en el Senado, durante el acto de asunción al cargo del hijo del ex secretario privado de Stroessner.

En esa ocasión, el pasado 1 de julio, los observadores describieron un abrazo frío y protocolar, teñido de hipocresía.

Los “pingos”, que responden a Cartes y Kalé Galaverna, respectivamente, saldrán a la cancha cargados de munición gruesa, atendiendo a los grandes intereses en pugna.

Si gana Alliana, el estatu quo del “nuevo rumbo” podrá continuar, sin perjuicio del anunciado despido de oficialistas que ejercen cargos con salariazos en la función pública y son calificados de tibios o no comprometidos con la causa del continuismo.

En la vereda de enfrente, tempranamente la disidencia ha hecho saber que “necesariamente” serán cambiadas piezas del Gabinete y se introducirán “reformas” en el esquema de gestión de gobierno, entre otros cambios que se registrarían si gana las internas.

El resto del país aguarda una jornada de democracia que no signifique más pérdida de tiempo, ya que no podrá ser evitado que los recursos millonarios quemados en proselitismo sean honrados con la mínima parte de las múltiples promesas hechas al electorado.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.