“El Ministerio de Salud no tiene ahora plata para comprar nada”

El ministro Barrios, «intocable» en la «selección nacional» de Cartes, carga sobre sus hombros la salud de la huelguista de Nueva Colombia, quien corre peligro de muerte con sus 90 días de ayuno, en demanda de una ambulancia que Salud Pública se niega a proveer para la población de 5.000 habitantes.

La presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, Olga Ferreira, afirmó que el Ministerio de Salud no cuenta actualmente con recursos para invertir en la salud poblacional.

“No tiene para comprar medicamentos y surtir las farmacias vacías de los hospitales, y menos aun para adquirir una ambulancia”, expresó.

Fue como respuesta a la inquietud expresada por pobladores de Nueva Colombia con respecto al reclamo de contar con el elemental medio de transporte de pacientes críticos, teniendo en cuenta el pésimo estado de servicio e infraestructura del puesto sanitario local.

En este mismo local guarda reposo desde hace tres meses la ciudadana Rafaela González de Bareiro, quien se ha declarado en huelga de hambre en demanda de servicio digno a la salud poblacional, específicamente la provisión de más medicamentos, doctores y una ambulancia.

En todo este tiempo, la madre de familia ha recibido promesas de variado tipo, relacionadas al cumplimiento de las reivindicaciones de todo el pueblo, pero apenas se ha proveído de algunos medicamentos más, y dos doctores que se encargaron de reforzar la solitaria labor de una médica.

Con relación a la ambulancia, el intendente local –Nelson Ruiz- ha adquirido un vehículo que supuestamente iba a acondicionar para servicio de ambulancia, pero ello no pudo concretarse porque la Municipalidad se niega a transferir a favor del Ministerio de Salud la documentación de rigor.

“Ya sabemos en qué va terminar esto en caso que los políticos tengan a su cargo el servicio”, expresó la huelguista, al aludir a la supuesta utilización del vehículo en cuestión con fines partidarios o sectarios.

El gobernador departamental, Carlos María López, había prometido proveer la ambulancia “lo más pronto posible”, teniendo en cuenta el estado de salud delicado de la huelguista, pero casi dos meses después de aquello se ha llamado a silencio.

Promesas de similar magnitud protagonizaron los cuatro diputados departamentales –Amado Florentín, Milciades Duré, Nazario Rojas Salvioni y Zacarías Vera Cárdenas- quienes compiten en cinismo para incumplirlas y burlarse de la gente necesitada.

El Ministerio de Salud ha recibido dos pedidos de informes de parte de la Comisión de Derechos Humanos, pero no se ha dignado en contestarlos.

El propio presidente Cartes está al tanto de la situación, pero antes que administrar exitosamente un conflicto de interés poblacional proveyendo sin más vueltas la ansiada ambulancia, prefirió donar de su peculio un móvil 0 kilómetro para que sus correligionarios de Misiones no se esfuercen mucho a la hora de captar votantes para las próximas internas coloradas.

Retrato fiel de un país donde las prioridades se dirigen por viejos rumbos, al igual que las necesidades de los pobres, eternamente marginados y postergados, mientras los sectores de poder hacen sonar falsos clarines de progreso y justicia social acompañados de mentiras y despreciable cinismo.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.