Economía informal del país elude impuestos por 12.000 millones de dólares

El ministro de Hacienda resaltó los perjuicios que ocasiona al país la cultura de la informalidad, al privar de posibilidades de mejor vida a millares de compatriotas por culpa de sumas siderales de impuestos no pagados.

“El cáncer de la informalidad mata lentamente nuestra economía”.

Con este enunciado, la organización Pro Desarrollo Paraguay presentó por tercer año consecutivo la actualización del informe de economía informal del país que, según sostiene, esquiva cada año una suma aproximada de 12.000 millones de dólares, la cual representa el 39 por ciento del Producto Interno Bruto.

El evento se desarrolló en el Carmelitas Center de Asunción, y el estudio científico lanzado en la ocasión fue presentado por el ministro de Hacienda, Santiago Peña; el representante del BID en Paraguay, Eduardo Almeida, y el director ejecutivo de la organización, Sebastián Acha.

Peña hizo un resumen sucinto de la situación que enfrenta el país debido al azote de la economía informal, y recomendó tener en cuenta los perjuicios que ocasiona el no ingreso al Estado de sumas siderales en concepto de impuestos al dejar sin atención de salud a millares de ciudadanos, y tantos otros servicios que impiden el bienestar de la gente.

Almeida se concentró en la presentación de números, y en ese sentido explicó los alcances de la informalidad a través del brazo largo de la corrupción, y la persistencia de la “cultura” de eludir impuestos a través de mecanismos variados.

El estudio presentado ha medido los flujos subterráneos e informales de capital que salen de economías emergentes.

En ese sentido, señaló tres fuentes principales:

1) Corrupción: Montos provenientes de actos de soborno y cohecho pasivo, conducido por las autoridades;

2) Criminalidad: Sumas originadas en el tráfico de drogas, trata de personas, piratería y contrabando;

3) Comercio: Dinero proveniente de transacciones de importación y exportación realizadas con manipulación, o esquivando aranceles aduaneros, IVA, Impuesto a la Renta, Selectivos la Consumo y otras fuentes de ingresos del Estado.

“Los flujos ilícitos internacionales movilizan 1 billón de dólares, y Paraguay no es ajeno a este fenómeno destructivo”, sostiene el informe del material bibliográfico titulado: “Economía subterránea: El caso paraguayo”.

Ante una platea integrada por referentes importantes de la banca, el comercio y la industria, entre otros sectores comprometidos con la economía formal, el director ejecutivo de Pro Desarrollo Paraguay dijo que si no se mide el tamaño de la economía informal no se podrán diseñar políticas de Estado adecuadas para enfrentar con posibilidad de éxito el azote, calificado de “cáncer” porque corroe la economía y acabará por destruirla si no se toman medidas oportunas y correctas de prevención y, eventualmente, de tratamiento para evitar que haga “metástasis”.

Un punto especial enfatizado por Acha se refiere a la importancia de pedir factura en vez de los clásicos e informales tickets.

“Al exigir la factura se está obligando a los comercios a que se formalicen, obligando al vendedor a registrar formal y oficialmente la transacción en su contabilidad. Al hace esto, debe necesariamente pagar impuestos sobre la venta, y si la factura es con nombre previene la compra de facturas innominadas que, como se sabe, fomentan la evasión”, puntualizó.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.