Discurso en positivo de Cartes, ignorando los graves problemas nacionales

El presidente Cartes pasó por alto los graves problemas sociales, entre ellos la lucha por la tierra y las invasiones que ponen en jaque a la producción. Fue un mensaje en positivo, en plena efervescencia preelectoral.

Buenas oportunidades y bendiciones para todos los que habitan el Paraguay deseó el presidente Horacio Cartes en un mensaje dirigido a la Nación, en la cual hizo hincapié en que el próximo año seguirá la cruzada por la transparencia en la función pública y el destino de los recursos del Estado.

Dijo también que continuará trabajando para eliminar gastos superfluos, con el objetivo de destinar más recursos a proyectos sociales e infraestructura, en un país que sigue colero en la región en materia de obras públicas, especialmente caminos en buen estado y puentes.

Como ocurre apenas dos veces al año, se dirigió al pueblo paraguayo para señalar también que por primera vez en 50 años, en el 2016 se logró reducir el gasto salarial de un año a otro.

Tal como lo hizo en su oportunidad, hace unos días, destacó la inauguración del centro residencial para adultos mayores en San Bernardino, que según los beneficiados será un “hotel 5 estrellas” en comparación a otros lugares públicos de atención a la tercera edad.

“Este complejo estuvo abandonado por 30 años, y ahora es un ejemplo en Latinoamérica, porque nuestros adultos mayores recibirán el cuidado y la atención que merecen”, destacó en medio de aplausos, por un lado, y también críticas por haber inaugurado un local sin haberlo terminado.

Como logro de su gestión, Cartes citó también las 20.000 viviendas entregadas a familias que ahora cuentan con techo digno y acceso a una mejor calidad de vida.

“Duplicamos el alcance de los beneficios sociales, llegando a más de 180.000 familias paraguayas de escasos recursos con asistencia, salud, educación y capacitación”, recalcó.

Dijo que la salud no tiene sustituto, y por eso el gobierno a su cargo puso empeño en mejorar la calidad de los servicios, entre ellos la aplicación de la telemedicina, y se invirtieron millones de dólares en la construcción de nuevas instalaciones y hospitales que en pocos meses estarán habilitados.

Como era de esperarse, no hizo mención a la mala atención y pésima infraestructura de centros sanitarios de la capital y el interior, la falta de medicamentos e insumos, y tampoco se acordó del desastre asistencial, privilegios por doquier y enormes asimetrías salariales en el Instituto de Previsión Social, supuesto feudo de asegurados dominado por la claque política imperante.

Cartes se despidió de los paraguayos afirmando que en los dos años de gobierno que le restan entregará grandes obras de infraestructura, y potenciará la salud y educación para beneficiar especialmente a sectores más vulnerables.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.