Deuda pública trepó más del doble con el “nuevo rumbo”

«Si el endeudamiento acelerado fuese el camino al desarrollo, varios países subdesarrollados hubieran estado en la lista de países desarrollados, pero la experiencia muestra lo contrario», afirma el sociólogo Borda.

Dedicar más recursos financieros para paliar el déficit en infraestructura contribuye al desarrollo económico del país, pero también es cierto que el rápido crecimiento de la deuda constituye un riesgo fiscal de mediano plazo en las actuales condiciones de escasa recaudación tributaria y de incertidumbre en el mercado financiero internacional, afirma el sociólogo Dionisio Borda.

Sostiene que la deuda pública como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) ya trepó a más del doble, porque de 10,9% en 2011 subió a 23,2% del PIB en marzo de 2016.

Sin embargo, la recaudación tributaria fue de solo 12,5% del PIB en 2015, una de las más bajas de América Latina, y no hay señales de que esta tendencia vaya a cambiar, porque las  reformas impositivas para recaudar más no están en la agenda del actual gobierno, menciona.

La presente política de incrementar la deuda pública en un contexto de baja recaudación obligará a futuros gobiernos a encarar, más tarde o más temprano, impopulares reformas para cumplir con los compromisos de la deuda acumulada, reseña.

En su columna de opinión de la revista Economía y Sociedad, del Centro de Análisis y Difusión de la Economía Paraguaya (CADEP), Borda señala que las alteraciones que pueden ocurrir en el mercado financiero internacional y en el comportamiento del tipo de cambio pueden terminar por cargar más deuda sobre la deuda.

“Por otro lado, el crecimiento económico no necesariamente significará mayor recaudación, dada la estructura inequitativa del sistema tributario paraguayo que se caracteriza por la asimetría en la contribución impositiva”, recalca.

El experto considera que “si el endeudamiento acelerado fuese el camino al desarrollo, varios países subdesarrollados hubieran estado en la lista de países desarrollados. Pero la experiencia muestra lo contrario: que muchas veces el endeudamiento se ha convertido en décadas perdidas para el desarrollo”.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.